compartir en:

Mónica García Villegas, directora y aparente dueña del colegio Enrique Rébsamen, construyó un departamento con jacuzzi encima de las aulas.

El sismo de 7.1 grados del 19 de septiembre de 2017 derrumbó la construcción y dejó un saldo de 27 personas muertas, de las cuales 19 eran niños.

El departamento que la directora construyó encima de la escuela tenía mármol, jacuzzi y bañera.

Personal cercano al colegio Enrique Rébsamen le dijo al diario El Universal que la construcción del departamento no estaba contemplado en los planos originales del edificio.

Ingenieros y rescatistas que participaron en la remoción de escombros atribuyeron el derrumbe al peso excesivo.

El ingeniero Roberto Pedroza aseguró que un edificio de la escuela que era más antiguo no se cayó y sí se derrumbó el que tenía encima el departamento de la directora.

“En este caso hay que tomar como referencia dos cosas. Una, que el edificio más antiguo no cayó y la segunda, que la nueva construcción se derrumbó, todo se vino abajo, eso sucede cuando hay mucho peso sobre las losas y esto, no se contempló en el plano original”.

El ingeniero civil Óscar Arteaga le dijo al diario El Universal que los problemas de los edificios comienzan cuando se modifican sobre la marcha y no se respetan los planos originales.

“Cualquier edificio que sea bien diseñado y bien construido debe de soportar, en condiciones de parámetros de reglamento, todos los tipos de acabado y todos los pesos que para su funcionamiento fueron considerados; es decir, si se va a meter mármol pesado, la construcción de origen la debe soportar”.

“El problema es cuando sobre la marcha se improvisa y sin consultar a los especialistas se hacen este tipo de construcciones; por ejemplo, si la consecución original era para soportar dos plantas y al final se hizo este departamento del que se habla, ahí hay una falla. Ese problema sucedió en 1985 y todos los edificios se desplomaron, como aparentemente sucedió aquí”.

Carlos Mercado Marín, arquitecto de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón de la UNAM, le dijo al diario El Universal que la construcción del colegio Enrique Rébsamen fue manipulada por varias personas.

“Definitivamente sí tenía fallas estructurales visibles, además es un edificio que fue creciendo paulatinamente, con diferentes técnicas constructivas, en diferentes épocas. Se le hicieron ampliaciones en las que seguramente no participó ningún experto y eso afectó la estructura original”.