Estudiantes desde los niveles secundaria hasta el superior desafían al destino con inventos robóticos que hacen ver, por ejemplo, que la biónica ya no es una ficción y que en breve será posible perfeccionar prótesis para remplazar un brazo o una pierna.

Marina Hernández, de 20 años de edad, estudiante de sexto semestre de ingeniería mecatrónica en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) trabaja arduamente en perfeccionar a robots que juegan futbol soccer.

Pero también piensa en grande y aunque todavía no define en qué se especializará, aunque podría ser en robótica, destaca los grandes logros que tiene esta materia en el ámbito médico.

En tanto, Sofía Álvarez, de 12 años, y Sebastián Barrio, de 13, estudian el segundo grado de secundaria en el colegio lasallista “Cristóbal Colón”, sede de la edición 2017 del Torneo Mexicano de Robótica.

Sofía y Sebastián están en el taller de robótica del colegio, solo que ella crea y programa robots virtuales, mientras él inventa y arma un robot real. Los tres participarán en la categoría junior y de ahí elegirán a los talentos que representarán a México en el RoboCop 2017, programado para julio próximo en Nagoya, Japón.

En entrevista con Notimex, Mariana Hernández expresó que la robótica tiene mucho futuro en el país, porque se le pueden dar muchos usos para ayudar a las personas.

Al preguntarle sobre su futuro respondió: “es muy amplio el campo, no estoy segura cuál me encanta, pero de robótica sí me gustaría los naos (robots con figura humana o humanoides), pero también me atrae la parte de los coches (autónomos) y creo que puedes trabajar en todo esto para generar un cambio, un bienestar para las personas”.

Señaló que lo más interesante es la aplicación de la robótica en el campo de la medicina, de las prótesis, la biónica. “No está muy alejado el día en que pudiera haber hombres biónicos”. Ahorita es el comienzo pero creo que es bastante palpable la idea”.

Aseguró que la robótica y la biónica ayudan mucho en el ámbito médico, sobre todo a resolver situaciones de discapacidad motriz, entre otras.

En tanto, Sofía y Sebastián expresaron que disfrutan el taller de robótica, porque para ellos es como un juego, que en el caso de Sebastián practica desde los tres años de edad al empezar armar bloques.

Los chicos de secundaría coincidieron que los robots tiene como función principal ayudar a los humanos, sobre todo en cosas incluso peligrosas que no pueden hacer, como sería un robot bombero o rescatista en situaciones extremas, en sitios donde las personas no pueden llegar.

Sofía y Sebastián dicen que los robots son para facilitar la vida.

Sofía trabaja en CoSpace, es decir, programa robots virtuales, y para ella es “cómo un juego de rescate”.

Ella aprendió en el taller de la escuela a armar, junto a Sebastián, robots rescaue (de rescate) y luego empezó con CoSpece y “aprendí el hilo de las siglas y se me hizo muy divertido, era una especie de juego y fui aprendiendo a programarlo.

“Es un mundo virtual, es un juego; tú programas tu robot para que rescate objetos, que no se salga del mapa, y el objetivo del juego es juntar ciertos puntos y que tenga más funciones: Para mí es más divertido calibrarlos y programarlos que armarlos, eso no es lo mío”.

En tanto que Sebastián diseña y construye robots llamados “rescue”, es decir, de rescate, y los hace para que suban rampas o pasen por obstáculos.

“Yo estoy programando desde segundo de primaria armando robotitos de legos en la escuela en el taller de robótica y nos enseñaron a programar con bloquecitos y ahora estoy programando un robot para la competencia”, informó.

Su robot no tiene nombre todavía y tardó dos semanas para armarlos. Primero hizo uno que tardó dos meses programarlo, y hace un mes empezó otro y lo terminó en una semana.

“Más que armar es que tienes tu robot físico y si necesitas cambiarle algo solo lo cambias o lo calibras, es más padre, porque tiene como noción de lo que puede pasar no hay problemas de física, ni nada del mundo virtual.

 

 

“El objetivo de ellos es ayudar a la gente en las tareas que no son tan fáciles, los bomberos y todas esas cosas las podría hacer una máquina más fácilmente que un humano, con mucho menos peligro”, concluyó.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...