México.- Petróleos Mexicanos (Pemex) tiene en proceso de rescisión de contrato a 60 estaciones de servicio por presunto robo de combustible, una actividad muy atractiva porque hay una recompensa que es el producto y poco castigo, reconoció el director de Pemex Transformación Industrial, Carlos Murrieta.

"No hay nada más grave para la infraestructura y la seguridad energética que sea sumamente atractivo, porque hay recompensa que es la venta del producto robado y poco castigo para los que atrapes haciendo eso; esa combinación es preligrosísima para la infraestructura y, segundo, peligrosísima para el abasto energético. Sí es algo que tenemos que trabajar, seguir trabajando", indicó.

Durante la VIII Cumbre de Seguridad, destacó que se tienen avances importantes en el combate a este delito, porque a diferencia de hace un año cuando sólo se atacaba el robo en el ducto, ahora se investiga toda la cadena completa, desde la instalación, su traslado, quién lo compra y en general todo el proceso.

"Claramente tenemos infiltración, entendemos de dónde viene, entendemos qué tipo de células, carteles; es crimen organizado lo que está metido ahí en diferentes lugares, y la diferencia fue que en lugar de enfocarnos solamente dónde nos toman el producto, se está viendo la cadena completa", refirió.

Derivado del grupo interdisciplinario que se instaló para combatir esta problemática, agregó, hoy se tienen en proceso de rescisión a 60 estaciones de servicio, además de que ya se enviaron 600 cartas a estaciones de servicio para supervisar temas de controles volumétricos, que no se había hecho.

Carlos Murrieta manifestó que en algunos estados ya se logró una reducción "bien importante" del robo de combustible, pero en otros, y como funciona este efecto, cuando se ataca un lugar, los delincuentes migran a otro estado, pero se tiene que mantener el trabajo en esta línea.

"Sin duda, sí tenemos que mejorar algunas cuestiones sobre lo que es la judicialización de todas estas cosas y todo el apoyo que se pueda hacer", porque cuando hay robo en altamar, los delincuentes son náufragos, o si hay tomas clandestinas, se trata de campesinos, por lo que debe haber un trabajo importante de toda la sociedad, llamar las cosas por su nombre y atacarlas de fondo, subrayó.