Puyazo… ¡Escalada..! Cada vez se verán más lejos las fechas de la “borrachera”, del tristemente célebre “Puente Guadalupe-Reyes”, mismo  que se cumple ritualmente por los ánimos mercantilistas que nos han impuesto los de la Iglesia Católica, empresarios y Gobierno, a fin de fortalecer para sus intereses los caminos tortuosos de su economía, que en la realidad se ha convertido en un verdadero infierno como no se tenía antecedente, para la triturada clase media y los de la clase baja que son 60 millones de fregados o jodidos, según dato de Enrique Peña, en este su empobrecido País… Los augurios no son halagüeños tras el gasolinazo y del gas, que irán en ascenso, junto con el presagio del incremento al costo de la electricidad, la fuga de capitales que por miles de millones de dólares ya se ha iniciado por los ordenamientos de Donald Trump, quien en principio se llevó la Empresa Ford, cuya factoría estaba por instalarse en San Luis Potosí… Aún cuando la General Motors, Toyota y otras, “no le parece que hicieron el paro” a Trump, los advertimientos para el alejamiento de otras trasnacionales vinculadas con la Unión Americana y Francia específicamente, son parte de la guillotina amenazante para cortarle el cuello a la depauperada economía mexicana… Por eso y más, no hay nada ni nadie en México que pueda negar, ni mucho menos detener la “cuesta de enero” que mantiene  acelerado el encarecimiento de productos, equipos, vehículos, aparatos y servicios, por toda la República… El peso se hundió y sigue en tobogán frente al dólar, con el alud por el incremento de precios en cascada, que nos tiene acogotados… Cualesquiera que sean los nombres de los productos de la llamada canasta básica, han subido y para muchos jefes de familia resultan no sólo impagables sino inalcanzables como satisfactores en la mesa familiar, pues a todos les elevan su costo… Tortillas, pan, leche, cárnicos, semillas, verduras, frutas, aceites, azúcar, sal y todo lo demás que sea elemental para nuestra alimentación, han quedado económicamente lejos para millones de mexicanos… Por lo que corresponde a vehículos, refacciones y mantenimiento, quienes tienen la oportunidad de poseerlos o adquirirlos sufren para pagarlos y mantenerlos… El “ajuste al cinturón” y la administración de los ingresos, como siempre es obligatorio… solamente los de la élite de la “clase alta”, pueden tener la oportunidad de dispendios, gastos de vacaciones holgadas con el gozo de los mejores espacios, comodidades, alimentos, productos y servicios que siempre han tenido a su alcance… El grueso poblacional quedó lejos de todas estas cuestiones junto con algunos que pudieron tener los como realidad y hoy sólo son sueños e ilusiones… Todo aumenta… En el caso de la Conferencia Nacional de Gobernadores, hasta Graco Ramírez pretende que aumente el salario mínimo, frente a lo cual anticipamos que los del Gobierno, empresarios, comerciantes, industriales y prestadores de servicios, por lo menos al tiempo inmediato del presente año “le van a pintar un violín” pero bueno, por lo menos hizo el pronunciamiento para su satisfacción y curriculum por sus ánimos presidenciables… Y ya que hablamos de Morelos como ocurre en otras partes del País, se debe referir lo correspondiente a los aumentos en las tarifas del transporte urbano, foráneo y federal… Del Federal, los permisionarios con la Secretaría de Comunicaciones hacen lo que les viene en gana, y a los usuarios no nos queda de otra más que pagar… Por lo que corresponde al Transporte Foráneo de pasajeros, el desesperado Jorge Messeguer Guillén hace su mejor esfuerzo para tratar de contener la ambición de permisionarios, quienes en lo urbano en principio demandaron 10 pesos como tarifa mínima, que hábilmente Messeguer en lo oscurito, la amarró presuntamente en 8.00 pesos que aseguran que no es aumento sino ajuste y pretenden apretar hasta 8:50, a cambio de dar a Messeguer el gusto del Morebús, que como negocio lo será de quienes ahí inviertan, empezando por algunos del propio Gobierno morelense, pues ese negocio no terminará con el sexenio, ya que ahí tienen “visión de futuro” para que los invertidores, cuando haya terminado la actual administración que preside Graco, puedan garantizar sus ingresos y existencia en bonanza… Económicamente hablando, los habitantes del país estamos fregados y no nos queda de otra más que aguantar y echarle ganas.

¡Hasta mañana que será un día más..!

 

Por:  Pablo Rubén Villalobos // [email protected]

 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...