compartir en:

El coordinador de Enseñanza e Investigación de la Unidad de Medicina Familiar 222 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Guillermo Espinosa Fuentes, indicó que establecer una hora fija para ir a la cama es el primer paso para un regreso a clases exitoso.
En un comunicado, el experto señaló que cada inicio de ciclo escolar representa para los padres de familia y niños un reto, ya que los menores deben recuperar sus hábitos de sueño, los cuales suelen descontrolarse en el periodo vacacional.
Manifestó que es necesario que los niños duerman entre ocho y diez horas al día, ya que esto hace que su comportamiento sea más equilibrado y disminuye en gran medida problemas de irritabilidad o agresión.
Comentó que el sueño de buena calidad es esencial para la salud y el desarrollo físico y mental del niño, debido que lo mantiene alerta, mejora su memoria y concentración propiciando un mayor control de sus impulsos.
Destacó que es indispensable que al menos 30 minutos antes de la hora que los padres determinen como adecuada para que sus hijos duerman, usualmente entre las 20:00 y 21:00 horas, eviten comer o beber en exceso, ya que el proceso digestivo generará pesadez y ganas de ir al baño, evitando un buen descanso.
Espinosa Fuentes mencionó que es de gran importancia evitar que vean televisión, escuchen música con alto volumen o participen en actividades física intensas, por el contrario, deben la lectura o la conversación en familia,  lo que permitirá que se relajen y facilite la rápida conciliación del sueño.
También se debe procurar un ambiente donde el pequeño se sienta cómodo: Una cama y almohada confortable, una habitación con iluminación cálida, cobertores ligeros que lo mantengan arropado, son factores que intervienen para un óptimo descanso, puntualizó el especialista.
Espinosa Fuentes concluyó que es importante fomentar desde la infancia hábitos saludables de sueño, debido a que en cualquier etapa de la vida dormir bien ayuda al bienestar físico y mental, así como al buen rendimiento y la armonía en las relaciones familiares, sociales y laborales.

Medidas
Para favorecer a los pequeños un buen dormir es evitar que realicen cualquier labor estresante antes de ir a la cama.

Fijarles una hora determinada para ir a dormir diariamente, incluyendo sábados y domingos.
Darles de merendar ligero y restringir alimentos activadores dos o tres horas antes de la hora establecida para acostarse: café, chocolate, bebidas azucaradas, dulces o cualquier alimento o líquido que contenga azúcar en exceso.
Exhortarlos a que tomen un baño, usen pijama, se cepillen los dientes, lean un cuento o hagan algo que los relaje, sin que dure más de diez minutos y fuera de su habitación.

Esencial para la salud y el desarrollo.
El sueño promueve sentirse alerta, la buena memoria, desenvolverse o funcionar mejor, además de ser un factor que aminora la irritabilidad.

NTX/agencia