EVIDENTE. La empresa AFFINITAS, prestadora de servicios de cobro de infracciones a través de terminales bancarias, destapa la cloaca que en que está convertida la Tesorería de Cuernavaca.

Sin ser expertos se da uno cuenta que al Ayuntamiento de la capital, que encabeza José Luis Urióstegui Salgado, lo que menos le conviene es registrar el dinero que entra por las infracciones de Tránsito.

Queda demostrado en el ‘chanchuyo’ que le hacen a AFFINITAS para quitarlo de las multas automatizadas; en la Tesorería se mueve mucho dinero, y a  alguien o a algunos no les conviene que se contabilice el recaudo.

Se le cayó la máscara al presidente municipal de Cuernavaca, lo que decía al hablar de la transparencia y cero corrupción; esa transparencia que con bombo y platillo anunciaban al inicio de la administración, y que muchos creyeron.

Solo tres meses bastaron para que les fuera fácil descalificar a AFFINITAS, y argumentar que no funciona, porque a su grupo le conviene continuar siendo una administración opaca, y aprovechar lo que no declaran. Más de lo mismo.

ENCUESTA. El Instituto Nacional de Salud Pública presentó la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición. En el rubro de salud midieron hechos violentos.

El 2.9% de las personas de 20 años y más reportaron haber experimentado un evento violento en los últimos 12 meses previos a la encuesta.

El 43.8% de las mujeres sufrió golpes, patadas, puñetazos; mientras que en el caso de los hombres, de 49.5%. En el 52.3% en hombres por motivo de robo asalto, y en el caso de las mujeres fue del 52.3% en el mismo caso. 

El lugar de los hechos, en el caso de las mujeres fue en vía pública en el 49.9% y en hombres en el 59.4% igual en la calle.

Por E. Zapata / opinion@diariodemorelos.comlocal@diariodemorelos.com


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado