EN PARALELO al desacato a la sana distancia y al aislamiento en casa por parte de muchos ciudadanos, abona poco el mensaje dual de las autoridades federales sobre el regreso-paso a la “nueva normalidad”. La versión de que la pandemia ha sido “domada”, pero que estamos en la parte más crítica y por ende hay que guardarse abre paso a la confusión y el relajamiento de las medidas de prevención aquí y allá. Al menos en Morelos las autoridades sanitarias encabezadas por el dr. Secretario de Salud, Marco Antonio Cantú, ha sido consistente en que Morelos no está en condiciones de reanudar actividades a la brevedad.

LAS CIFRAS nacionales de afectación por COVID-19 en decesos y en contagiados ponen en tela de juicio los “otros datos” de que el nuevo coronavirus está “domado”, y en Morelos la emergencia va a destiempo. Por eso es que un mal entendido mensaje de la autoridad federal en el sentido de que “vamos bien”, abre la puerta a que se multipliquen los datos de movilidad social que detonan la probabilidad de más contagios. No, Morelos hoy día no está en condiciones de volver a la normalidad, vieja o nueva (el manejo político es lo de menos), como tampoco que los “municipios de la esperanza” (ídem de lo político) sean salida visible.

HAY UN rubro que no suele tomar relevancia en los registros de comportamiento de COVID-19, mismo que refiere precisamente los nuevos casos de contagio, más allá de decesos, recuperados y más. Ese factor que todavía marcha rengo porque no se practica el número de exámenes que se quisiera, es clave para entender en qué fase de la pandemia nos encontramos, como para pensar en la nueva normalidad. Para efectos estatales, será determinante seguir el dato cotidiano del equipo de Salud y desmenuzar la ruta de los casos nuevos, como para estimar qué probabilidades se dan para ir caminando hacia la salida.

NO SE ve pareja la lucha que en las personas libra factor salud contra la necesidad económica, la ansiedad y la rebeldía, pero algo se deberá hacer para que los más salgan bien librados de este desafío inédito.

opinion@diariodemorelos.com

 Twitter: @ezapata1