AYER AL mediodía, el Gobierno de Michoacán soltó en redes sociales una pieza digna de atención titulada: “Que no te maten las ganas de salir”, para disuadir a la gente de exponerse en la calle al COVID-19. Se trata de una campaña que también ha manejado el mensaje “¿En serio quieres ver escenas como esta (sic) en las calles de Lázaro Cárdenas?, con imagen de tráileres en estacionamiento de la morgue. “¿En serio quieres ver a tus abuelos así?” y “No esperes a ver estas escenas para dejar de salir a la calle”, son otros mensajes con un hombre con respiración asistida y otro desfallecido en plena calle…

LLAMA LA atención lo anterior por la coincidencia con un apunte de hace unas dos semanas en este mismo espacio sobre una probable “terapia de choque” en Morelos para quienes dudan del coronavirus. El caso de Michoacán no difiere demasiado del de Morelos, pues mientras allá reportaron mil 736 casos confirmados, 152 defunciones y 704 recuperados, acá en misma fecha iban mil 297, 261 y 505, respectivamente. En Morelos, sin embargo, la campaña para disuadir a la población de salir a la calle no emplea imágenes y textos de alta carga emocional, sino que apela al razonamiento, la mesura, la convicción ciudadana…

TANTO EN Morelos como en varias zonas del país, como en la oriente de la Ciudad de México, el llamado al confinamiento en el hogar no ha surtido el efecto más deseable, y ello repercute en más gente enferma. En Morelos se ha respetado, cual debe, el 11º constitucional sobre el libre tránsito en situación no excepcional, pero los ordenamientos de tipo sanitario lucen rebasados en el nivel municipal, y el riesgo sigue. Para mal, el abordamiento al problema de la movilidad social en estos tiempos de pandemia en Morelos se ha trabado y, quizá, ni se ha considerado alguna campaña más audaz, intensa, como la de Michoacán.

TAL VEZ, sí, solo tal vez, ojalá no tuviera que llegar un “rebote” en las cifras de contagiados para que se pusiera en la mesa de debate una probable “terapia de choque”, no por alarmar, sino porque preocupa.

 

opinion@diariodemorelos.com

Twitter: @ezapata1