BROMAS QUE DAÑAN, y es que en lo que va del año se han registrado 31 amenazas de bomba en diferentes edificios públicos o empresas, esto de acuerdo a los datos de Protección Civil de Morelos.

Ayer se dio un caso en una empresa de paquetería en la zona industrial de Civac en Jiutepec; este inmueble ya documenta cuatro alertas por posibles explosivos en lo que va del año. 

Enrique Clement Gallardo, coordinador de Protección Morelos, dijo que esto incluso pone en riesgo la vida de los elementos que acuden al llamado, además de que movilizan a personal que posiblemente deje de atender una verdadera llamada de emergencia por lo que pidieron a la población abstenerse de estas “bromas”.

No obstante, si desde el Congreso no se legisla para castigar a los infractores y la policía cibernética no toma cartas en el asunto, esto parece ser un cuento de nunca acabar.

VIOLENCIA EN 2 RUEDAS. Por todos es sabido que la mayoría de los crimenes en los municipios con violencia de alto impacto se realizan en motocicleta.

Para ser precisos, en Morelos un 70 por ciento de los homicidios son cometidos por dos personas, una que va conduciendo el automotor de dos ruedas y el que acciona el arma contra su víctima.

En Colombia durante la época criminal de Pablo Escobar y el cártel de Medellín se puso de moda esta práctica, lo que obligó al gobierno a someter a los motociclistas a siempre portar chaleco y casco con la matrícula grabada, de lo contrario serían multados.

En la Eterna Primavera y los municipios aledaños no hay para cuando se aplique desde el Congreso una medida para frenar este tipo de atentados.

ALGO BONITO. Fue alentador ver a miles de familias reunidas en el zócalo de Cuernavaca en un ambiente controlado y de sanidad. La pandemia nos ha pegado en lo anímico por lo que algo de ritmo y música siempre cae bien para curar el alma.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado