AUNQUE un nieto de Emiliano Zapata dijo que “el muertito es nuestro” y que la familia tiene el derecho de llevar los actos conmemorativos al centenario del asesinato del General, la cosa no es tan así como así:

No al menos para el gobierno estatal, que la semana pasada oficializó la comisión para conmemorar los 150 años de la erección del Estado de Morelos y del Centenario Luctuoso del General Emiliano Zapata Salazar.

En esa comisión los familiares de Zapata Salazar con uno de los 22 integrantes, de los cuales 12 son secretarios de gobierno estatal y representantes del Legislativo local, del Senado, Cámara baja, etc.

¿DE qué tamaño y en qué áreas tendrán que aplicarse las medidas de austeridad en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos para salvar el multimillonario déficit al que llegó al cierre del año 2018?

Lo primero, claro, es garantizar el pago de nómina, que de cierto ya trae un retraso por la última catorcena de diciembre y el compromiso vigente de la primera de enero, así como no bajarle a la matrícula escolar.

No viáticos, adiós gastos de telefonía, no contrataciones, reducción de salario en secretarías, ahorro de luz, reducción de materiales y fotocopias, no autos ni vales de gasolina… Dolorosa resaca por otros tiempos.

AL margen de las acciones judiciales y/o administrativas que a la fecha analiza el Poder Ejecutivo de Morelos en contra del dictamen del Poder Legislativo sobre el paquete económico 2019, el asunto se pone más feo.

La controversia constitucional presentada por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Morelos, necesariamente bien estructurada, puede atorar más la definición final-final, porque no le asignaron lo que le tocaría.

Según datos del dictamen del Congreso, al TSJ le tocaron $500 millones, o sea prácticamente lo mismo que nos últimos seis años, aunque parece no corresponder al 4.7% del total a su autonomía.

LO QUE no pasa inadvertido es que por primera vez en el presupuesto del Poder Judicial se destinan 45.5 millones de pesos como aportación inicial al fondo de pensiones, en prevención a futuros dolores de cabeza.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1