FÁCIL, lo que se dice fácil, no la tendrán los próximos 33 o 37 alcaldes de Morelos, porque entre los muchos retos que enfrentarán están las deudas bancarias y por juicios laborales que recibirán en fea herencia.

Vale precisar que no es por culpa exclusiva de los actuales presidentes municipales, porque ellos hace ya casi tres años también arrancaron sus administraciones con muchas deudas producto de viejas maniobras.

No es adivinación del desastre, pero llegará el año 2022 y ni con la mejor voluntad se podrán consumir las deudas, de las cuales hay casos que se comprometieron hasta 2035 (Jonacatepec) y 2037 (Axochiapan).

LAS deudas bancarias por unos mil 500 millones de pesos, como se publicó aquí el lunes reciente, no quedan en la fría cifra, porque de cierto repercutirán en el limitado margen de maniobra de los alcaldes.

Alias, de los dineros que las alcaldías capten por sí mismas y de lo que manda la Federación, una buena parte no se destinará a servicios como manejo de basura, iluminación, bacheo, pintura, jardinería, etc.

En cambio, mucho dinero tendrá que usarse para pagar poco a poco a los bancos y a los trabajadores despedidos ilegalmente; además, hay otras deudas con prestadores de bienes y servicios, como electricidad…

TAL vez en razón de lo expuesto líneas arriba es que en los proyectos de leyes de ingresos de varios ayuntamientos, que no todos, se sabe que muestran alza de ingresos mediante impuestos al contribuyente.

Sin embargo, esa vía para capitalizar a las tesorerías no sería sino darle el estoconazo por adelantado al ciudadano, que de sobra decir que no está en condiciones de ver atacado su de por sí débil economía.

Ya inmersos en la Cuarta Transformación, será menester que el gasto corriente de los gobiernos municipales muestre un apretón de cinturón, un más inteligente programa de gastos en los rubros no superfluos.

COMO sea, en 2019 cada morelense arrancará con una deuda per cápita de 787 pesos por deudas oficiales a bancos y laudos, además de varios pesos por proveedores y los adeudos del gobierno estatal.

Por E. Zapata / opinion@diariodemorelos.com / Twitter: @ezapata1