POR SU salud, será importante que la representación del ISSSTE en Morelos salga al tercio para capotear el torito que brincó hacia el fin de semana reciente sobre el presunto robo de cuatro vacunas anti COVID.

A saber, presuntos trabajadores de la institución denunciaron en redes sociales la extraña desaparición, todo en medio de un ambiente nacional hace días enrarecido por el probable “agandayamiento” del biológico.

Y no es tanto por la cantidad, sino la probabilidad de quedarle mal al jefe del Ejecutivo nacional en eso de que ya no hay corrupción, pues lo mismo en el Edomex que en Coahuila y Guerrero se ha visto el abuso.

NO QUEDA del todo claro si es el notario público 13 o el comisionado estatal de derechos humanos quien toma pose de “vístima” sobre el supuesto intento de despojar a Israel Hernández de la notaría de marras.

Tampoco se conoce si el mismo Raúl Israel acudió a la Comisión de Derechos Humanos en calidad de notario o es el comisionado de la misma quien lloriquea porque se le puede caer el negociazo de fedatario.

Total que hay una suerte de conflicto de interés o una especie de juez y parte a la hora de interpretar y ponderar la situación particular que ocurre a la titularidad de la Notaría 13. Ahí hay materia de juicio ético.

HASTA DONDE se recuerda, la c. Dora Ivonne Rosales ha sido, aparte de fanática americanista, correligionaria de Andrés Manuel López Obrador, tanto que en las visitas de éste a Morelos no le había perdido la pista.

Hasta ahí, todo bien, lo que flotaba en el aire era la postura de la comisionada solitaria del IMIPE sobre la intención del mismo gurú de la 4T de entregar a la Función Pública el instituto nacional de transparencia.

De hecho, llovería sobre mojado, porque hace rato de facto las funciones sustanciales del IMIPE ya no las lleva, sino que le echa la mano el INAI, que al perder autonomía, confirmaría el cascarón del IMIPE.

EL QUE preocupa es el siempre intenso tricolor Rafael Cepeda, que ya empieza a mencionar el “Club de Toby” y la imposición de candidatos. Se infiere que habla del PRI Morelos. Quiere gobernar en Cuernavaca.

Por E. Zapata / opinion@diariodemorelos.com / Twitter: @ezapata1