AL FINAL, las posiciones de los partidos para concursar por los diversos cargos en la elección del 1 de julio se volvieron a convertir en vulgar remedo de “el que parte y comparte se queda con la mayor parte”.

Como consecuencia, en el PRI, Morena, PRD, PAN y otros partidos de la chiquillada están las renuncias, el juego de las contras y el serio riesgo de que las expectativas de triunfo se conviertan en azarosa aventura.

Alias, por privilegiar a los propios, en lugar del trabajo a favor de cada partido y las capacidades de los aspirantes, hay un alto riesgo de que quien llegue a gobernar no abone positivamente a los morelenses.

JUSTO CON respecto a lo citado líneas arriba, se recibe el apunte de Alberto Rivadeneira H., vecino de Vista Hermosa en Cuernavaca, quien refuerza la incuestionable y vergonzosa conducta de liderazgos partidistas.

Se impone la transcripción literal: “Con enorme extrañeza se ve que el PRI Morelos no reconoce a uno de sus mejores cuadros, al único que en muchos años ha logrado llegar a una posición de nivel en la política nacional.

“Guillermo Amerena es el Coordinador de Enlace Institucional del Presidente de la República. ¿Acaso el PRI de Morelos no valora el talento nacional?, ¿Entonces seguiremos siendo pueblo?”. Irrefutable.

LO ANTERIOR no es hecho aislado, como puede constatarse con la escapada de habituales tricolores como el ex diputado Andrés González García, Delfino Toledano, Romualdo Salgado y otros actores más.

Ha sido tan desaseado el manejo de la dirigencia estatal del PRI, que a lo largo de los últimos tres años han desertado de sus filas por ejemplo otros de la casa como Manuel Agüero, Julio Espín, Beatriz Vicera, etc.

Y ahora por las decisiones cupulares, pisoteando las inquietudes de la militancia, hasta parece que salvo algunos que alcanzaron algo en la repartición la mayoría le está jugando las contras al líder y al candidato.

TAL PARECE que el PRI Morelos no aprendió la lección de los penosos resultados de la anterior intermedia y peor aún de la de 2012, que no solo se fue abajo en el Congreso sino que no pintó para la gubernatura.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1