POR LO visto, el Puente Apatlaco, en la frontera Cuernavaca-Temixco, pinta para correr la misma suerte que la Autopista Siglo XXI y como la que aún sufre la ampliación a cuatro carriles de la carretera La Pera-Cuautla.

Los morelenses y los visitantes se habrán de acostumbrar a ver ese gigantesco monumento a la torpeza, si no es que a la corrupción, quizá más de una década como la Siglo XXI y un lustro como La Pera-Cuautla.

SI había alguna esperanza de que el gobierno federal echara una mano para hacer útil el Apatlaco, esa se esfumó prácticamente con la renuncia del ingeniero Javier Jiménez Espriú al gobierno de AMLO.

CIERTO QUE el hoy ex secretario de SCT Jiménez Espriú no tenía en su programa de obras algo relativo a Morelos en específico, pero a su salida queda claro que hoy no hay más que Tren Maya y Aeropuerto.

Si en el gobierno federal no hay dinero como para venir a Morelos para hacer útil el Puente Apatlaco, en Morelos menos probabilidades hay de que se invirtiera en algo que es cosa de un pasado ajeno y pestilente.

De cierto, al no haber recursos en Morelos es que se esperaría la ayuda federal, pero no, no hay forma de que rindiera algún beneficio ese “puente sin fin” que en 10 años no ha servido ni para malhaya la cosa.

EN LOS cimientos, columnas y trabes del Puente Apatlaco se hallan enterrados y fraguados más de mil millones de esos pesos que hoy no son tan abundantes, sino que son muy escasos y muuuy necesarios.

Las empresas Mexpresa, Infratec y Freyssinet, así como funcionarios de la administración de Enrique Peña Nieto se fueron y dejaron en Morelos un tiradero, empezando por el Paso Express y luego el Apatlaco.

La Autopista Siglo XXI debió esperar más de una década para servir, muy cara por cierto, mientras que la carretera La Pera-Cuautla sigue sin continuidad la ampliación a cuatro carriles, con mucha inversión hecha.

AHÍ QUEDARÁ al menos para lo que resta de este sexenio y muy probablemente para más la monumental ineficiencia de autoridades que echan por tierra el interés de Morelos de lograr mejor conectividad.

Por E. Zapata / opinion@diariodemorelos.com / Twitter: @ezapata1