QUIENES LE hallan a eso del béisbol, tan de moda en el gobierno de la Cuarta Transformación, han de entender claramente que las señales de la Federación hacia Morelos no son muy positivas ni esperanzadoras.

Los comentarios del presidente López Obrador por Axochiapan el sábado pasado sobre un camino deteriorado no son buena señal, como tampoco que en “la mañanera” del miércoles AMLO soltó un rechazo…

Es decir, frente al paro de actividades en varias universidades públicas en crisis financiera, el presidente del país expresó algo así como que no se dejará chantajear. O sea, se complica la cosa para nuestra UAEM.

EN OTRO espacio, el Legislativo federal, la cosa no es mejor al recién citado, porque los programas federales especialmente para los ayuntamientos tienen al menos una ventanilla cerrada a su ejercicio.

Verán: ayer se ventiló que en la oficina de la Comisión de Federalismo y Desarrollo Municipalista de la Cámara federal apareció un anuncio de que no habrá presupuesto para apoyar a estados y municipios en 2020.

Dicho de otra forma, que los alcaldes, diputados o gobernadores ni vayan a tocar la puerta de esa comisión dominada por Morena para que les echen la mano para obras de beneficio social. Así de severo.

HAY MÁS señales, sobre todo marcoeconómicas, que no son acordes con la versión de que esto va muy bien, mismas que no auguran un futuro así a corto y mediano plazo a nivel micro, de los mortales, pues.

Los ingresos petroleros, que representaban la máxima fortaleza nacional en la repartición de excedentes ha ido a la baja con todo y los otros datos, y tal vez en el próximo ciclo anual no venga el apoyo necesario.

Y si a lo anterior se agrega que en temas como la seguridad hay otras prioridades como es Guanajuato, donde ya les mandaron la caballería de refuerzo de la Guardia Nacional, acá nos quedamos espere y espere.

ALIAS, A todo lo anterior, más valdría irse apretando más el cinturón y tomar otras medidas de prevención, porque el apoyo externo no se ve para cuándo, en un ambiente enrarecido y muy dividido en lo político.

Por: E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1