PARA BIEN o no, ya se verá en su momento, aparecen a cuentagotas algunas referencias de lo que podría ser la nueva estrategia de seguridad pública para México, en general, y Morelos, en lo particular.

Recién el presidente electo Andrés Manuel López Obrador dijo que en esta materia se crearán 265 regiones en todo el país, en cada una de las cuales habrá un coordinador, que reportará al Mando Único nacional.

A partir de lo anterior y conforme al índice de población estatal, es muy poco probable que los 33 municipios (más los nuevos) contarán siquiera con ocho coordinaciones; probablemente se tendrían tres.

OTRA REFERENCIA sobre la estrategia de combate al crimen es el proyecto de creación de la Guardia Nacional, que conjunte el trabajo del Ejército y la Marina con las fuerzas civiles federales, estatales y municipales.

Por lo hasta hoy revelado por las próximas autoridades federales, no parece haber una variación mayor del plan inicial de la Gendarmería Nacional con la fuerza militar integrada, pero que al final abortó.

La proyección para Morelos en materia de seguridad no sería la misma que ha sido en los últimos seis años, como tampoco su eliminación sino su crecimiento; es decir, llevado al nacional con las fuerzas castrenses.

OTRO ELEMENTO que abone al abatimiento de la inseguridad pública, ha expresado el próximo presidente del país, será atender sus causas, es decir la desigualdad social, generar oportunidades de desarrollo.

En ese terreno, se reforzaría el redoblamiento de programas sociales de empleo, estudio, deporte, salud, cultura…, programas como las becas para los llamados “nini”, lo cual no suena diferente a lo conocido.

En Morelos se habla incluso de incrementar el monto de apoyo a los inscritos en las becas de jóvenes y de las pensiones para los adultos mayores. Más aún, el reforzamiento de actividad de grupos vecinales.

Y SI en Guerrero el obispo de Chilpancingo se ha arremangado la sotana para incluso dialogar con grupos criminales para aliviar la crítica situación, habría que ver si en Morelos alguien pasa de la palabra al hecho.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1

Loading...