LUEGO del sofocón electoral-mundialista, vienen días cuasi de guardar y de calma chicha, esa que antecede la tormenta, al domingo de votos y al lunes de futbol, con el mejor deseo de que no se desborden las pasiones.

Serán tres-cuatro días que deben servir para poner en orden máximo los pensamientos, para apelar a la razón por sobre la emoción; o sea, no jugarle al “me late”, no dejarse llevar por pesimismo ni triunfalismo…

A esas horas, lo que se estará decidiendo será un futuro de bienestar o de malos momentos para muchos mexicanos, por lo que se impone la unidad nacional por sobre todo. Ah, por cierto, no se olvide lo electoral...

EN teoría, ya para cuando se pueda leer esto, ningún candidato ni candidata deberá asomar la nariz, ni abrir la boca para decir lo buenos y buenas que son; alias, nada de promoverse a fin de ganar simpatías.

Lo anterior es el espíritu simple de la etapa de “veda” electoral, pero lo más probable es que esto no se cumpla en razón de la gran cantidad de propaganda que está colgada y puesta hasta debajo de las piedras.

Entonces, la promoción podría seguir sin pena, salvo que se encuentre fija a unos 50 metros a la redonda de los sitios donde se instalarán las casillas de votación, lo cual deberá denunciarse en caso de aparecer.

ESTA nueva etapa de “veda” electoral estará por primera vez a real prueba frente a la ascendente participación y hasta desborde de la información a través de las redes sociales, mucho de ello “huérfano”.

Nada garantiza que en las redes no correrá propaganda electoral, y menos aún que podrá encontrarse a los autores y, prácticamente imposible, penalizar a los infractores en un corto plazo. Es la realidad.

Además, quién podría impedir en redes que algún candidato, vía interpósita persona, haga proselitismo disfrazado de opinión libre y soberana… Quién será el sabroso que evite, también, los ciberataques electorales.

CON que los ataques relacionados con el tema electoral no pasen de las redes sociales, será asunto menor, mientras no lleguen a las calles, como ha sucedido en otras entidades y ojalá cesen con el fin de campañas.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...