FUE en temporada de lluvias, el 12 de julio del año pasado, cuando apareció un socavón en el Paso Express que provocó la muerte de dos hombres, de lo cual aún no se precisa de quién fue la responsabilidad.

Casi un año después, también en época de lluvias y a unos metros de donde fue la tragedia de 2017, se registra el reblandecimiento de la superficie de rodamiento, nada grave, afortunadamente, sin embargo…

La tarea, en estos casos, no debería ser de reacción, sino prevención, para evitar episodios como el descrito inicialmente; sin embargo este segundo incidente corre similar suerte al primero: evasión de responsabilidad.

SI BIEN hubo voces discordantes con la obra del Paso Express desde su inicio, difícilmente alguien habría previsto que justamente sobre la barranca de Santo Cristo se presentaría el mal afamado socavón…

Tampoco había aviso notorio del nuevo “socavoncito”, que si no llegó a mayores fue por la denuncia ciudadana, luego de que había causado algunos derrapones y descontrol de automovilistas. No fue más lejos.

¿Quién en sano juicio puede asegurar que no habrá otro socavón o “socavoncito” en esta temporada de lluvias, en el mismo punto o algún otro de los poco más de 14 kilómetros… o en el Distribuidor Palmira?

HASTA DONDE se tiene conocimiento, la causa del “socavoncito” fue el taponamiento de una vía o canal de aguas residuales o pluviales, cuyo nivel emergió sobre una tapa de registro y reblandeció el paso vehicular.

¿Que si pudo crecer el hoyo y causar una desgracia? ¡Claro que sí!, de no haberse denunciado y de inmediato atendido; sin embargo sigue siendo el ejercicio de autoridad de corrección y no de la prevención.

Sabido es que a lo largo del Paso Express hay un buen número de pasos inferiores de aguas, incluso potables, que en cualquier momento sin supervisión podrían erosionar la base del Paso Express: Lo saben.

LA NUEVA revisión y mantenimiento no es para hoy, sino “¡para ayer!” y no de forma burocrática o con penosos parches, sino con un trabajo oportuno, profesional. Dos avisos son más que suficientes. Al tiempo…

 

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...