compartir en:

“LEY COLADERA”, fue sobrenombrada la que el Senado aprobó bajo el título de Ley de Responsabilidades Administrativas, y en ello tuvo que ver la representación del Estado de Morelos a través de 3 senadores.

Quien de plano no se anduvo con hipocresías fue la priista Lisbeth Hernández Lecona, cuya postura en todo momento fue en contra de que funcionarios y beneficiarios privados del erario revelen sus bienes.

Los que hacen como que sí pero no, son el perredista Fidel Demédicis y el morenista Rabindranath Salazar, ambos haciendo que votan por la transparencia, pero en la práctica esconden de lo que se han hecho…

DE ALLÁ mismo, los registros de la Cámara alta confirman la calidad de “viajero frecuente” del senador jiutepequense “Rabín”, cuya acción en el Congreso de la Unión prácticamente es inexistente, salvo los viajes.

Bueno, de vez en vez se da al placeo en cualquier rincón morelense, so pretexto de llevar ayuda al pueblo y, claro, como para mantener viva su imagen rumbo a elección del ‘18, pues ‘santo que no es visto…’.

Lo que no deja de llamar la atención de Salazar Solorio en la suma de millas de vuelo, con cargo al erario, es que requeridos los reportes de lo hecho a beneficio de Morelos y México, el Senado responde ignorarlo.

DE REGRESO a la Ley de Responsabilidades Administrativas, hecha más popular como Ley 3 de 3, quedó como “coladera” porque justo su artículo 29 da pie a que los funcionarios persistan en su actitud opaca.

Justo en esta forma de entender la transparencia es como la concibe la rectoría de la UAEM, que insistentemente se ha manifestado incluso con marchas callejeras en contra de que se sepan sus tejes y manejes.

En consecuencia de lo anterior, obvia la postura del rector Alejandro Vera, que so pretexto de la autonomía arremete contra el Congreso que no le di gusto con aprobarle su Consejo de Participación Ciudadana.

POR CIERTO, se conoce que el proyecto de nombrar en la UAEM a un contralor externo, ajeno a la manipulación de su autoridad, no está del todo muerto. ¿Qué tanto tiene que esconder la rectoría a los ojos ajenos?

[email protected]
Twitter: @ezapata19

 

Por E. Zapata