compartir en:

¿EN QUÉ medida puede ser Morelos corresponsable de los altos niveles de contaminación ambiental en la Ciudad de México? Tal vez en la mínima, sin embargo, el Jefe de Gobierno se aferra a compartir culpas.

Quizá los vientos que soplan del sur levanten sobre los 3 mil metros de altitud las partículas nocivas hacia la capital de la República o tal vez sea cosa de los autos que van de acá para allá, pero se ve poco probable.

Sin embargo, mientras Morelos busca opciones para no enfrentar la situación que vive la CDMX, allá persiste la cortina de humo en forma de repartir culpas, y no enfrentar la situación con medidas de fondo.

NADA TRANQUILOS andarán José Alfredo Mancilla Rojas, Juan Carlos Flores Espinoza y Jorge Morales Barud, ex ediles de Huitzilac, Ocuituco y Cuernavaca, respectivamente, por dos denuncias llegadas a la Fiscalía.

Los procesos judiciales no son contra ellos, pero aplica la siempre sabia frase de “Cuando veas las barbas de tu vecino cortar…”, pues hoy la presunción de delito va en contra los ex acaldes de Cuautla y Temixco.

No se recuerda que algún ex funcionario de algún lugar haya confesado alguna vez “Sí, agarré algo que no era mío”, por tanto le toca a la Auditoría Superior de Fiscalización sustentar las presunciones.

QUE EL error sea de papel y no de tierra, es lo más deseable en cuanto a la diferencia del número de cadáveres en las fosas de Tetelcingo reportados hace meses y el de los exhumados hace días.

Y es lo más deseable porque lo contrario da pie no sólo a robustecer la denuncia contra ex funcionarios de la Fiscalía, sino que calienta más el ambiente de quienes buscan incinerar este gobierno por cualquier vía.

Alias, una cosa es la probable comisión de delitos por la forma en que fueron enterrados esos 116 o 117 cuerpos, y otra es el uso del penoso tema para ganar cuotas partidistas, políticas y hasta religiosas.

Y CUANDO todo hacía suponer que tras la exhumación del último cadáver de Tetelcingo habría una mesurada espera, el fiscal Javier Pérez Durón tendrá que salir a explicar por qué no cuadraron las cifras.

Por E. Zapata  /  [email protected]  /  Twitter: @ezapata19