compartir en:

AHORA QUE termina la primera fase del escándalo de las fosas de Tetelcingo, será inmejorable ocasión para que el fiscal Javier Pérez Durón despeje incógnitas como la de falta de carpetas de investigación.

Lo dijo en noviembre de 2015, por si alguien se lo perdió, y ahora toca corroborar que efectivamente son 116 cuerpos enterrados y extraídos en Tetelcingo, y vueltos a enterrar ahora en Jardines del Recuerdo.

También se deberá demostrar que no hay delito en que once cuerpos carecieron de carpeta de investigación y que esa misma cifra es la que resultará en el conteo total de cuerpos inhumados-exhumados-inhumados.

LO QUE resulte en Tetelcingo también dará materia al diputado Paco Santillán para enardecer o recular sobre su tribunera molestia porque alguien le dijo que estaba mal que falten carpetas de investigación.

Siendo presidente de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos en el Congreso local, Santillán Arredondo pareció ‘chamaqueado’ por algún facineroso ávido de encontrar anomalías a como diera lugar.

Ahora sí que si le rascan, pueden enterarse que 11 cuerpos no tienen necesariamente que contar con carpeta de investigación, en razón de las causas de sus muertes; la incógnita es si registran justo 116 cuerpos.

POR CIERTO, sobre el ‘sablazo’ de 10 millones de pesos del rector Alejandro Vera al senador Fidel Demédicis para los familiares de las personas asesinadas, habría qué precisar a qué víctimas se refiere.

Surge la duda porque quienes han estado al pie de la exhumación de cadáveres de las fosas irregulares de Tetelcingo no necesariamente son los deudos de los mismos; ¿el apoyo sería para estas personas?

La segunda opción de dar dinero a los familiares de las víctimas sería precisamente encontrar a los familiares de las 116 personas que por meses y años no fueron reclamados en el Semefo de la Fiscalía morelense.

URGE HAYA claridad al caso Tetelcingo (aunque habrá de esperarse unos seis meses), en memoria de los enterrados, por quienes puedan ser sus deudos y, también, para sosegar a los oportunistas políticos.

Por E. Zapata opinion@diariodemorelos.com /  Twitter: @ezapata19