compartir en:

AL TIEMPO que el cabildo de Cuautla dio el “sí” al matrimonio entre personas del mismo género, los panistas y el Obispo Ramón Castro recibieron un revés que podría anunciar una dolorosa derrota final.

Varios cuerpos edilicios de Morelos suelen no manifestarse en favor o en contra de reformas constitucionales, lo que en términos legales se llama ‘afirmativa ficta’, y acá entre nos se dice ‘el que calla, otorga’.

De lo anterior es que unos y el otro andan moviditos llamando a los cabildos propios y extraños a que no dejen de votar, sino que se manifiesten a favor de lo que esencia es un acto discriminatorio.

LA UNIÓN legal de personas con preferencia a su mismo género, se diría en términos coloquiales, es un “arroz que ya se coció” hace rato en CDMX, Quintana Roo, Coahuila y Jalisco… y ya se ve venir Morelos.

Esto, expresado por la ley como un derecho, implica un avance en la no discriminación, que a nivel nacional se observa como una tendencia irreversible, muy a pesar de argumentos, la mayoría de tipo místico.

Para Morelos en especial, la probabilidad de que al menos 17 cabildos digan “sí” de forma manifiesta o por “afirmativa ficta” sólo vendría a facilitar ese tipo de uniones, pues por mandato federal ya se han dado.

ES OBVIO que mucho del activismo político-social de los sectores católico y ciudadano en contra de los poderes Ejecutivo y Legislativo se da en razón de las batallas ganadas por la comunidad lésbico, gay…

Por conveniencia circunstancial también se ha visto el acompañamiento de la UAEM en actos políticos, más que académicos, en armonía con la postura católica; sin embargo, en lo de las bodas gay hay un detalle:

Tal vez por maniobra política, menos aún en alguna de sus marchas con el Obispo, el rector Alejandro Vera no ha establecido una postura clara acerca de los matrimonios de gente del mismo género. ¡Qué va!

SERÍA TODO un detalle que rector, tal como se arroga la voz de los “venados” universitarios, le dijera a ellos mismos que está en contra, a favor o todo lo contario sobre las uniones gay… al margen de retórica.

[email protected]
Por E. Zapata

Twitter: @ezapata19