compartir en:

SE SUPONE que los trabajos de inhumación de restos humanos en Tetelcingo merecen mucho más que protocolos, por el dolor perenne en quienes han perdido familiares o amigos, aunque no sean los de ahí.

El formalismo y hasta coraje inicial de los presentes ya para el viernes tornó esporádicos episodios de reclamo y hasta se multiplicaron las bromas, la falta de respeto a otras sepulturas, protagonismo, chacota…

Salvo dos-tres más oportunistas de la pasarela, la grabadora y el flash, el caso Tetelcingo apunta a un largo compás de espera, mismo que parece seguir el proceso judicial de quien ordenó la irregular inhumación.

CÓMO ANDARÁN las cosas en el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca, que el viernes se avocó a investigar la presencia de ¡una cabra! en el asiento de copiloto de uno de sus vehículos.

Mientras en Acapantzingo los vecinos denunciaban falta de agua, la caballería del SAPAC se preocupaba por iniciar un “procedimiento administrativo” para conocer si la cabra fue real o un espejismo.

Ante las quejas por falta de agua potable un día sí y al otro también, para sonreír queda esperar el reporte oficial de si la cabra pidió “ride” al rastro o será imputada de viajar ilegalmente en un vehículo oficial.

EN MEDIO de la grilla e inseguridad, fructifica una excelente noticia para el campo morelense: Estados Unidos actualiza regulaciones y aprueba la importación de aguacate “hass” de las entidades mexicanas.

Hemos de recordar que Morelos es uno de los estados con mayor índice y calidad en la producción de esa variedad, aparte de las tipo “fuerte” y “criollo”, y se cultiva en al menos siete municipios nuestros.

En los fríos Ocuituco y Tetela del Volcán está la mera mata del rico producto, que con la nota del Departamento de Agricultura gabacho ofrece otro resorte para el desarrollo de la alejada zona de atención.

AHÍ EL dato para rematar el asunto de la nueva oportunidad de exportación para el aguacate morelense: en 2015, EU importó producto mexicano por mil 500 millones de dólares. Alias, ¡a darle!

Por E. Zapata /  [email protected] /  Twitter: @ezapata19