compartir en:

DE POCO abona a la solución del problema de inseguridad en Morelos el uso indiscriminado de términos o manejo poco escrupuloso de los datos, como hoy sucede en el caso de las fosas de Tetelcingo, Cuautla.

Es obvio que Cuauhtémoc, el hijo del respetado “Tata”, no vino el miércoles con todo conocimiento y sí muchos dimes y diretes de lo que ha sucedido en Morelos y esa sepultura de Cuautla… se lanzó fuerte.

Poner a Tetelcingo en la línea de Ayotzinapa, Guerrero, evidencia para mal esa falta de conocimiento sobre lo primero o, peor aún, dejarse ir en el dolor de lo segundo y marcar por igual algo que de si no lo es…

LA MANOSEADA etiqueta de “crimen de lesa humanidad” a cuanto duele acaba por volver huecos y no contundentes hechos que sin embargo no dejan de ser lastimosos, como es el caso Tetelcingo.

A partir de la descripción del Estatuto de Roma, acuerdos y tratados que llegan hasta las Naciones Unidas, un solo asesinato y los abusos sexuales, por ejemplo, ya serían “crímenes de lesa humanidad”…

La participación de una autoridad en esas modalidades de crimen le da la particularidad de “lesa humanidad”, cosa que en Ayotzinapa hay fuerte evidencia de haberse dado; para Tetelcingo se ve otra cosa.

EN TETELCINGO fueron enterrados 118 cuerpos, presumiblemente, unos, víctimas de enfermedad probada; otros, sin reclamado familiar ni forma de identificación; esto no caería en el supuesto de “lesa humanidad”.

Esta calificación podría configurarse y/o tomar forma de delito en la administración de la justicia para el caso de Oliver Wenceslao, pero hasta ahí no parece encuadrar algo en el carácter de “lesa humanidad”.

Sin embargo, para el poeta Javier Sicilia, el rector Alejandro Vera, el referente de las izquierdas Cuauhtémoc Cárdenas y fieles seguidores, suena mejor el uso incendiario del término de crímenes humanitarios.

TETELCINGO no es Ayotzinapa; incorrecta administración de justicia no es “lesa humanidad”; rupturista no es ser socialmente responsable; “victimizarse” no es ser víctima; el tiempo judicial no es de capricho…

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19