compartir en:

EN MORELOS, ya desde el foro Green Solutions de 2013 y seguido en el Alternativas Verdes de 2014 y del año pasado se ha hecho énfasis en la necesidad ver como opciones el transporte eléctrico y el híbrido.

Aquí mismo, un poco, y en Ciudad de México, mucho más, la discusión sobre la contaminación ambiental gira principalmente en torno a la forma de endurecer la verificación de autos y el programa Hoy no Circula.

Le enésima contingencia del fin de semana en la CDMX, que afecta a los de acá que van para allá, invita a revalorar en Morelos la forma en que puede atacarse ese probable futuro estatal, pero con opciones reales.

DE POCO menos que “chivos en cristalería” califica una regidora a la parejita perversa de los Yáñez por la problemática administración que encabeza Cuauhtémoc Blanco en Cuernavaca. Trae fondo el jaloneo…

Alias, falla la social democracia (repartición) del partido que juntos los llevó a la alcaldía y se empiezan a rasguñar las medias, lo que apunta a desnudar más la suerte de sus maniobras poco claras y malolientes.

Y como si no fuera suficiente problema este nuevo recargón de parte de un damnificado ex aliado electoral, Yáñez & Co. le sueltan fuego al ex alcalde Morales Barud, que por cierto no se queda brazos cruzados.

POR CIERTO, mientras en la alcaldía los “ventrílocuos” le compran mil broncas a su presidente municipal, éste se lanzaba el miércoles a un desayunadero con un discurso que fue una aplaudida tomadura de pelo.

Titubeante en la lectura, refiriéndose al “no les voy a fallar”, repetido hasta el cansancio, incluso tartamudeó para corregir que no decía Ciudad de México sino Cuernavaca. Fue ovacionado por empresarios.

Este enésimo “lapsus linguae” podría justificarse en que más bien esa mañana traía en la cabeza el juego de ida semifinal del campeonato nacional de sus Águilas del América contra los Rayados del Monterrey.

ESO SÍ, por la noche ya en palco del Estadio Azteca, Cuauhtémoc (no el alcalde, sino el referente americanista) estuvo más puesto que un calcetín incluso por si había necesidad de jugar y lúcido hasta tardecito.

Por E. Zapata /  [email protected] /  Twitter: @ezapata19