compartir en:

LA REACTIVACIÓN del aeropuerto morelense Mariano Matamoros, vía la aerolínea TAR, puede ser un asomo, por fin, a la consolidación de operaciones que le quiten la mala etiqueta de ‘elefante blanco’.

La actividad con salidas a Monterrey, Guadalajara y próximamente a San Antonio, Texas, puede incrementar gracias al nivel de saturación que ha sufrido el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Alias, hay buenos visos porque el aeropuerto “Mariano Matamoros” ya está en condiciones de crecimiento, y porque hay un nuevo viento de impulso al Sistema Metropolitano de Aeropuertos, en el centro del país.

QUIENES SUELEN utilizar el aeropuerto de la CDMX, sea para vuelos nacionales o foráneos, coinciden que ni con su ampliación aquello ha dejado de ser un carnaval, nada grato, por cierto, pero no hay de otra.

La opción de mayor actividad en el aeropuerto de Morelos, entonces, está tomando forma creciente, aunque claro, de manera simultánea con las terminales aéreas del Estado de México, Querétaro y Puebla.   

En esa dinámica hay, sin embargo, factores que pueden resultar de ventaja para Morelos frente a las otras tres terminales del Sistema Metropolitano, en principio la mayor cercanía sobre Querétaro.

DE LOS aeropuertos alternos al de la CDMX, la mejor opción para los viajeros que van hacia la CDMX en proximidad es Puebla y Edomex, sin embargo la saturación también apunta hacia el segundo de ellos.

La conectividad Morelos-CDMX, por una carretera que sin duda es más confortable, es otro factor favorable para el “Mariano Matamoros”, lo que deberá de potenciarse con el Paso Express y el Puente Apatlaco.

Más aún, la construcción de puentes elevados a la salida sur de la CDMX en dirección a Morelos-Guerrero, puede ser otro impulso al ascenso del aeropuerto de Morelos como punto de llegadas y salidas.

TAL VEZ la pista de 3.8 kilómetros del aeropuerto morelense no reciba un gigantón Boeing 747 800, pero sí un 737 y otros menores, que con 14 operaciones máximo cada hora sería más que suficiente. Así sea.  

Por E. Zapata  /  [email protected]  /  Twitter: @ezapata19