compartir en:

Es una mala calificación, o lo que sigue, la dada por la reconocida calificadora de riesgo financiero Moody’s al caso de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) en el rubro de pensiones.

Al precisar que las pensiones que debe cubrir la máxima casa estatal de estudios a sus ex trabajadores están en un 330 por ciento de sus ingresos totales, lo que Moody’s quiere decir es que hay algo riesgo.

¿De qué hay riesgo en la UAEM?, de que no haya dinero suficiente para pagar a quienes le han entregado buena parte de su vida laboral, que se presente un milagro federal o empiece el ajuste real de gastos.

EL CRECIENTE y peligroso costo de las pensiones laborales hace rato no es exclusivo de la UAEM y otras universidades del país, sino de los gobiernos estatales y municipales, con todo y los satélites que les rodean.

Desde el inicio de este sexenio en Morelos ya se había advertido del peligro de no contar con un sistema sano de pensiones, y no ha tenido que pasar mucho tiempo para ver que ello impacta en los gobiernos.

Salvo en dos-tres estados, no hay garantía para evitar que el creciente número de pensionados, más lo que vienen de años atrás, absorba el mayor porcentaje del presupuesto, y se reduzca la inversión pública.

PODRÍA SONAR alarmista, ojalá no lo sea, pero el incremento en las expectativas de vida, el aumento de trabajadores a las filas de pensiones y la baja de ingresos petroleros, son un coctel peligroso.

Puesto en números, al cierre del año pasado el pago de pensiones y subsidio nacional requerían casi 3 de cada 10 pesos del gasto total, y esa cantidad era ya superior a lo que se gastaba en obras para todos.

En Morelos, la baja en participaciones federales, las deudas con bancos y el aumento de pensiones, incluidas las abusivamente “‘doradas”, pueden hacer que en un primer momento no haya más obra pública.

DICEN, LOS que dicen que saben, que nunca es tarde para rehacer el camino, pero urge la inmediata modificación-creación de un sistema de pensiones, bien fondeado y sobre todo ajeno a sectores particulares.

 

Por E. Zapata  /  [email protected] / Twitter: @ezapata19