compartir en:

 PUES, NO, por ahora no ha cuajado lo que en forma de ‘fuego amigo’ se ha cantado en varias ocasiones sobre el fulminante cese de Jorge Meade Ocaranza en la delegación de la Secretaría de Desarrollo Social.

Por el contrario, con la efervescencia del programa Cruzada contra el Hambre, que combina los esfuerzos de los gobiernos federal, estatal y municipales, de estar ‘cantado’ el cambio, por ahora está afónico.

Con más tinte de “borregazos” –quien los sigue, más que quien los propala-, estas maniobras son apenas balbuceos de lo que se espera arrecie hacia finales de año y, sobre todo, en la antesala anual del ’18.

OTRA MÁS de la rumorología ha parecido la supuesta fricción entre los titulares de los poderes ejecutivos federal y estatal, porque la reunión de funcionarios es constante y, por lo visto, no hay distanciamiento.

Recién hubo encuentro con el titular de Salud, hace días vino a la entidad el de la Sedena, poco antes el de la Sedesol, previo el de Sagarpa…, y así por el estilo, lo mismo aquí que allá se ve coordinación.

Por el estado y sus habitantes, lo menos bueno que podría suceder es ese distanciamiento que algunos animosos doméstico de la grilla  que en su deseo lo dan por hecho, por confesiones de sus buenas fuentes.

Y POR el estilo, dos-tres dan por hecho que en menos que canta un gallo entrará en vigor el programa conocido como “alcoholímetro” en Cuernavaca, sin embargo yendo al fondo, no hay para cuando hacerlo.

Lo de menos son los instrumentos para medir el nivel de alcohol entre los conductores, así como la disposición del personal para caerle a cuanto consumidor se atreva a conducir su vehículo irresponsablemente.

El punto clave se divide en dos: uno, no hay claridad sobre el lugar y las condiciones para alojar a los infraccionados, y, dos, es un hecho que los empresarios del sector todavía tienen que decir mucho al respecto.

DE PILÓN, entre la figura de “autodefensas”, con la connotación de lo que ha sido Michoacán, y la vigilancia vecinal, no nueva, hay un largo trecho… todo depende de cómo se le quiera promover y con qué objeto.

Por E. Zapata /  [email protected]  /  Twitter: @ezapata19