compartir en:

UN ESPACIO del sitio oficial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), de la cual México es miembro y por obvio Morelos está inmerso, presenta así lo que significa “conflicto de interés personal”:

“Los intereses privados de una persona -como relaciones profesionales externas o activos financiero personales- interfieren o puede entenderse que interfieren con el cumplimiento de sus funciones oficiales.”

Y en este escenario bien puede encuadrarse la conducta del diputado doméstico Ricardo Calvo Huerta, cuyos activos financieros personales están en el transporte público y como diputado actúa sobre el tema…

SIENDO TITULAR directo y/o indirecto de al menos una concesión del Ejecutivo estatal, desconcierta que desde su posición de miembro del Legislativo, Calvo Huerta destaca beligerante hacia la Secretaría del ramo.

Tal activismo va más allá de alguna discrepancia sobre las políticas públicas de Movilidad y Transporte, toda vez que toma postura rupturista al demandar la remoción del responsable de esa secretaría.

Alias, bajo el criterio de doble personalidad y a la luz del entendimiento de una entidad como la ONU, la postura de Calvo Huerta sí toma forma de conflicto de interés personal, disfrazado de representación popular.

POR CIERTO, siendo una amenaza real la contaminación ambiental en la zona conurbada a la capital, en buena medida generada por el transporte público, en qué abonan algunos quejosos del este sector.

Es decir, ya no sólo es cuestionable la calidad y costo del servicio que se presta, sino ahora además el perjuicio colateral a los usuarios, incluso a quienes no son usuarios por el riesgo a la salud en general.

De este tema no ha salido igual pronunciamiento de la titularidad de la comisión legislativa, que parece estar muy lejos del interés de las mayorías y, por el contrario, muy cerca de los intereses particulares.

Y NO por conocida pierde relevancia la eternizada espera de que el servicio de “rutas” otorgue descuentos al sector estudiantil; cosa de ver cómo, por el contrario, los concesionarios son tratados en el reglamento.

Por:  E. Zapata [email protected]  /  Twitter: @ezapata19