SE da un tiro en el pie la dirigencia doméstica del PRI cuando en su condición de oposición y rumbo a las elecciones del 1 de julio dispara al gobierno estatal en funciones con el argumento de la inseguridad.

Desde su posición de francotirador, considera que los encargados de la seguridad en Morelos deben renunciar por la cantidad de delitos que se registran; así volarían también otros 15 gobiernos, incluso priistas.

Y no sólo eso, con esa postura le mete un raspón a su partido y al gobierno a nivel federal, donde por cierto hasta la aplicación de la Ley de Seguridad Interior impulsada por su superior pende de un hilito…

POR cierto, ¿recuerdan aquella versión de que el súper policía teniente Julián Leyzaola vendría a asesorar a Cuernavaca en seguridad? Fue por allá de octubre de 2017, pero es la hora que no se le ha visto por acá.

Leyzaola Pérez había sido nombrado con asesor de seguridad en el gobierno municipal de Cancún el mayo de ese mismo año, pero pronto lo removieron y fue de regreso a Tijuana con más penas que gloria.

Lo de Cuernavaca fue un “borregazo”, porque hacía tiempo que el que otrora fue elogiado por abatir la inseguridad en Tijuana y luego mal tratado como “torturador”, ha esperado que Morena lo candidatee.

MÁS allá de lo que resuelva la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el panorama a corto y mediano plazo en materia de in-seguridad en el país es incierto, porque se aplazará más la Ley de Seguridad Interior.

Es decir, sin esta ley que pretende regular la presencia de militares y marinos en tareas de seguridad pública, la situación actual no muestra ningún cambio por lo menos en lo que resta del año y del sexenio.

Sucedió que en pleno proceso electoral, diputados y senadores de la oposición interpusieron un recurso de inconstitucionalidad, con lo que las ciudades no serán “militarizadas” y los hampones seguirán en lo suyo.

ES una paradoja que hacia el 1 de julio muchos suspirantes reprueban toda acción en seguridad, pero al mismo tiempo nadie ofrece opciones concretas para resolver el problema, sino menciones con fines electorales.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...