TAL VEZ la cifra del enriquecimiento ilícito que se le acusa al ex rector de la UAEM, Alejandro Vera, sea menor a los $25 millones, pero más que la cantidad es el esquema lo que lo pone en muy serios aprietos.

Si Vera Jiménez anda a salto de mata, enfermo y en riesgo de atorón, también habrá otros que no pasen las fiestas decembrinas en armonía y paz, porque serían cómplices de evasión y hasta lavado de dinero.

Sucede que en el juicio que se le sigue a Vera y María Elena Ávila, el origen oscuro de depósitos en sus cuentas bancarias impone a pasar del sistema bancario al hacendario y tal vez aparezca gente cercana a ellos.

QUIENES TEMEN un dolor de cabeza por el alud de spots en diversos medios tradicionales de comunicación, no deberán esperar mucho para sufrir una severa jaqueca por lo que sucederá vía las redes sociales.

Por parte de dos-tres suspirantes del PRI doméstico ya empezó el bombardeo de mensajes por mail, whatsapp y twitter de encuestas patito que aun siendo casi desconocidos los colocan con “gallones”.

Alias, en esta etapa las bases de datos de destinatarios de potenciales simpatizantes se vuelven oro molido, para hacerles llegar mensajes que no piden y con los que buscan posicionarse para agarrar cualquier hueso.

POR CIERTO, dos-tres “suspirantes” del PRI estatal aspiraron hondo una vez consumada la coalición del PES con Morena y PT, porque no les cabía en la cabeza que les fueran a montar a Cuauhtémoc Blanco.

Fue algo así como “¡Uno hace las plegarias y ni modo que venga otro a recibir las indulgencias!”, incluso juraron que no le harían el caldo gordo al “Cuah” si el PES se aliaba al PRI y al Verde. Pero no descansan…

Dicen, los que dicen que saben, que para la definición de quien será el abanderado por la gubernatura desde el CEN del tricolor hay dos perfilados, que no son los dos que en el CDE pintan en la recta final.

A JUZGAR por una foto donde aparecen Peña Nieto y Osorio Chong, no se explica que estén en pleito, como tampoco se explica la unión de pensamientos progresistas (Morena) con ultraconservadores (PES).

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19