ES AHORA cuando los estudios de opinión pública empezarán a tener un sentido más serio sobre quién puede ser el próximo presidente de México, cuando aparece un segundo virtual candidato a la Presidencia.

En paralelo a la figura de Andrés Manuel López Obrador ya se cuenta a José Antonio Meade Kuribreña en la carrera, mientras la coalición de PRD, PAN y Movimiento Ciudadano está en una difícil etapa de “parto”.

De no darse el desplome del Frente Ciudadano por México, tan ansiado por Morena y PRI, toma forma la proyección de un proceso electoral a tercios, del cual no hay clara evidencia de algún aventajado, hoy por hoy.

DICEN, LOS que dicen que saben, que el grueso del electorado no votará tanto por partido político como por quienes serán candidatos; es decir, hasta ahora todo pronóstico ha tenido mucho de incierto.

Hace un par de meses entre los resultados de las encuestadoras más prestigiadas no había más favorito que López Obrador, en el entendido que en el partido de su propiedad no hay otra voz definitoria que la suya.

Por cierto, en esos mismos momentos por parte del PRI ni había mayor consideración para Meade Kuribreña, mientras que Miguel Ángel Osorio Chong era el esperado y figuraba debajo de AMLO, pero ni siquiera va.

LUEGO DE ayer 27 de noviembre será interesante observar algún cruce de resultados de las encuestadoras más serias, ya no sólo sobre el hombre de Morena, sino también con el del Revolucionario Institucional.

Entonces sí, con las acciones orientadas a un solo “gallo”, como ha sido López Obrador, habrá de medirse a Meade Kuribreña, quien por cierto ayer mismo ya recibió las bendiciones de la legendaria CTM.

No hay fecha establecida para la unción del abanderado del Frente Ciudadano por México a la Presidencia, incluso podría no haberlo, pero sería hasta entonces que las encuestas arrojarían algo más de certeza.

A LA postre no cambia mucho el esquema de tres probables fuertes, cuatro de romperse el Frente y, en una de ésas, hasta el fantasma de un quinto independiente, que de cierto no habla de pluralidad real.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19