ES MAYÚSCULO el desafío que tiene en su camino el rector electo de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), Gustavo Urquiza Beltrán; dicho en otras palabras, en la rifa resultó el ganador del tigre.

Le llega al doctor Urquiza la oportunidad de regir los destinos de la máxima casa de estudios de la entidad en la que, acaso, es la etapa más difícil de su historia, sobre todo por la crisis económica que sufre.

En muy malas condiciones le heredará Alejandro Vera a Urquiza Beltrán la UAEM, porque además hay un ambiente de división en el grueso de la comunidad universitaria y, peor aún, un futuro incierto.

EL DÉFICIT aproximado a los mil 300 millones de pesos que arrastra la UAEM será el primer gran reto para el próximo rector, que de no ser afrontado por los gobiernos federal y estatal, no hay visos de solución.

Para mal de la comunidad universitaria, las administraciones de allá y de acá están en su recta final con una normal merma en su margen de maniobra y más ocupadas en cerrar bien que en rescates milagrosos.

La postura de la Federación hacia las cuatro-cinco universidades en crisis económica no ha variado: no están a la mano y esperando destino los más de 4 mil millones que se piden para salir del paso.

EN CUANTO a los trabajadores y estudiantes de la UAEM, no es asunto menor que hacia el cierre de este año no hayan soportado más la crisis hacia la que los condujo el rector Vera; acaban por ponerle un horrible tache.

La anexión del actor Javier Sicilia al equipo de elite del rector Vera es emblemático de las causas por las que se ha puesto en riesgo el buen nombre de la UAEM: fecundó un grupo privilegiado que hoy hace crisis.

Por más que se invocó el alma máter como elemento unificador de los universitarios, la torpeza y probable perversión de la rectoría llevaron a que sindicatos y alumnado en general le echaran en cara a Vera el caos.

NADA FÁCIL la operación cicatriz que le espera al doctor Urquiza o, puesto en otro término, el tejido fino para negociar con los gobiernos y sindicatos para privilegiar el desarrollo académico y dejar de lado la grilla.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...