compartir en:

RÁPIDO, MUY rápido empieza a cambiar el gesto de Cuauhtémoc Blanco y el de sus fanáticos, pues la festiva promesa electoral de repartir agua con las “Temocpipas” se ha vuelto reclamos airados.

El 23 de abril de 2015, el entonces candidato se arrimaba al pueblo y con tono lastimero soltaba: “Yo sé lo que es no tener agua ni para cocinar”, y juraba venganza contra las víctimas del mal gobierno.

A 360 días de ello, parece haber olvidado el sentimiento de carecer de agua, y a poco más de 100 días de ser alcalde, aquella gracia de las “Temocpipas” le cobra factura. Hoy le exigen servicio, no limosnas.

Y NO, no desaparece aquella vieja historia de que el SAPAC es la “caja chica” de los pillos, pues a pesar de estar en eterna sequia financiera, vuelve a ofrecer oportunidades para exprimir la sed de los usuarios.

La añeja red de distribución y el deteriorado sistema de extracción e impulso de agua genera constantes interrupciones de servicio, y es ahí donde las “reparaciones” dan pie a sacar beneficios, aparte de otros puntos.

Mejor aún la distribución a través de pipas, propias o de particulares, que sencillamente no existirían si no fallara el Sistema de Agua Potable municipal… Mañosa la oferta y desbordada la demanda, crece el negocio.

SEA POR el calentamiento global, El Niño, La Niña o el sereno, es una realidad que apenas inicia la temporada de estiaje y tanto la sensación como los pronósticos son de calor extremo y baja en el nivel de agua.

Morelos en general no suele padecer sequía extrema, pero en la zona metropolitana de Cuernavaca y municipios circunvecinos, donde se asienta la mayor parte de la población, sí experimenta la crisis hídrica.

Dicen, los que dicen que saben, que los calores de mayo serán una dura prueba de resistencia para los capitalinos, frente a un sistema de agua que consume la mayor parte de su presupuesto en los salarios.

SI EL presidente de la Junta de Gobierno del SAPAC y alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco, se refiere a enfrentar estos retos cuando dice que la política está ca…; sí, lo suyo es posar para la foto.

Por E. Zapata  /   [email protected]  /  Twitter: @ezapata19