HACE UNOS 40 días, un juez de control y juicios orales resolvió no vincular a proceso al rector de la UAEM, Alejandro Vera, sobre una acusación de peculado; entonces se festinó la decisión del Poder Judicial.

Ahora que un juez libra orden de cateo y aprehensión contra el mismo Vera Jiménez por presunto enriquecimiento ilícito, el mismo Poder Judicial es reprobado por gente del rector, pues la acción no le favorece.

Alias, si la ley me beneficia, es justa; si me desfavorece es injusta y una andanada de calificaciones retóricas tipo revanchismo, violación a los derechos humanos, persecución política, represión… ¿Por fin, sí o no?

POR CIERTO, si el rector Vera libró la acusación de peculado, citada líneas arriba, no fue porque el juzgador demeritara las pruebas, sino por una pifia técnico-jurídica de la fiscalía, al no dar vista a la parte acusada.

Ahora, sin embargo, re-aparecen más evidencias de irregularidades en el ejercicio del recurso público que podría decantar incluso en el delito conocido como “lavado de dinero” en contra del rector Alejandro Vera.

A saber, el rector en familia no sólo se habría hecho de una casa de unos 6.4 millones de pesos en el fraccionamiento Paraíso Country Club, de Emiliano Zapata, sino que tendría otras propiedades en Cuautla y Cuernavaca.

AYER MISMO trascendió a nivel nacional información que en Diario de Morelos fue difundida en sus ediciones del 20 de julio de 2015, 3 de marzo y 12 de septiembre de 2016 sobre contratistas favoritos de la UAEM.

Hoy se confirma la aparición de conflicto de interés que se habría dado entre la rectoría de Alejandro Vera y el contratista Juan Armando Vettoretti Martínez, quien recibió contratos por más de 70 millones de pesos.

Detalle clave: que una propiedad comprada por Alejandro Vera en familia le fue vendida justamente por la familia de Vettoretti Martínez, lo que abre las sospechas e investigación de un delito de mayor gravedad.

POR CIERTO, no sería la anterior la única probable anomalía, pues en el grupo de contratistas figurarían familiares de la esposa del rector y de otros funcionarios universitarios del selecto grupo de Alejandro Vera.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19