AYER se cumplió un mes de la apertura de registro para ciudadanos que aspiren a ser candidatos independientes a gobernador, diputado, alcalde, síndico o regidor, y a saber nadie ha dicho esta boca es mía.

Lo anterior exhibe una contradicción con la urgencia de varios actores sociales que hace meses o años han hecho discurso diario sobre la necesidad de acabar con el imperio de los partidos en la cosa electoral.

Es decir, no se observa la determinación para pasar de la palabra al hecho entre esos que hoy acaso se muestran activos en la ‘twittosfera’ y otros medios digitales, pero que no dan pasos reales hacia la meta.

MOSTRAR la intención oficial de convertirse en aspirante a candidato independiente no es lo mismo que solo hablar, quizá por ello algunos comodinos se quedan en el discurso, la queja, el berrinche, la diatriba…

Quizá, también, a los amantes de la protesta les da pereza y claudican en lo que reclaman, cuando se les pide constituir una asociación civil, estatutos, registro ante el SAT, una cuenta bancaria y otras chucherías.

El plazo para levantar la mano en serio no ha terminado, sino hasta el 8 de diciembre, pero si con la misma demora y raquítico entusiasmo van a ir hasta el acopio de firmas, será flaca la caballada independiente.

TAL VEZ dos-tres suspirantes a puestos estatales de elección no le entran al toro porque están viendo las dificultades que está pasando la mayoría de los que se apuntaron para ir por cargos de elección federal.

Verán, con corte a las 06:00 hrs. del martes 7, la recolección de firmas es escasa, y si acaso dos “suspirantes” se ven con tamaños para lograr el tope mínimo, en tanto los restantes siete no más no dan el ancho.

Entre los que van por una diputación, solo Enrique Alonso Plascencia va con un 57.1% de firmas recabadas, y Daniel Altafi, con 26.5; en tanto los cuatro que soñaron una senaduría prácticamente están fuera.

POR cierto, los que quieren una candidatura a diputación federal independiente tienen hasta el 10 de diciembre, mientras los que tiran a una senaduría por Morelos hasta el 14 de enero, pero ni así se les ve.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19