LA FALTA de respuesta a tres preguntas hace improbable la rápida solución al cierre de la avenida Morelos Centro, al pie de la torre Latinoamericana, cuya cresta colapsó el reciente 19 de septiembre:

¿Quién se avienta el tiro de autorizar el tránsito de vehículos, incluso pesados, en ese peligroso tramo?, ¿Quién pagará el peritaje de la estructura dañada? y ¿Quién retirará los escombro a cargo propio?

Se entiende, aunque no se justifica, que comerciantes de la zona y ruteros que por ahí circulan no aporten para dar respuesta siquiera a uno de esos cuestionamientos. Abrir la vía así sería muy irresponsable.

POR CIERTO, parece que en la medida que pasa el tiempo se deja de lado la necesidad de abatir el riesgo de desplome que representan los templetes para anuncios en las azoteas… son un espectacular peligro.

En el caso de Cuernavaca, de plano la autoridad ha reconocido que ni siquiera tiene un padrón confiable y actualizado de esos armatostes, por tanto pensar en la revisión de sus condiciones ya es mucho decir.

No solo por el eventual registro de un nuevo temblor, sino también por efectos de los vientos hay evidencias de riesgo, pero el caso es que ni siquiera se sabe que la comisión de esta meteria se dé tiempo de sesionar.

SI COMO se dicen que dijo el rector Alejandro Vera que el 96 por ciento de los inmuebles de la UAEM resultaron dañados por el sismo del 19 de septiembre, no estaría mal revisar qué empresas los construyeron.

Claro, puede ser que no haya responsabilidad alguna en la calidad de los materiales o en el proceso de edificación, pero en un imperativo el análisis del caso y que el resultado sea público, pero eso es muy difícil.

Y es difícil porque la autonomía es el argumento socorrido hasta el cansancio para ocultar, por ejemplo, el número de contratos y los montos de las empresas de las que la UAEM ha sido cliente frecuente.

APARTE, vecinos de La Lagunilla se encabritaron porque al tramito de una de sus calles le pusieron el nombre de Jorge Gánem, quien dicen no solo no ha hecho nada por la colonia sino que además tiene negro historial.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata19