LA determinación de qué casas y edificios son habitables tras el sismo del 19 de septiembre se enfrenta al clásico “cuello de botella”, porque son muchos los que requieren atención y menor la opción de atención.

Verán, una cosa es la minuta de las condiciones en que se encuentran los inmuebles y otra el dictamen de perito responsable; la primera no implica un estudio científico formal y, por ende, no asume responsabilidad.

El dictamen de perito sí es avalado por el conocimiento profesional y responsabilidad de quien lo firma; el detalle es que el primero es gratis, mientras el segundo no cuesta poco y, obvio, no hay para ello.

POR cierto, la amenaza de que ayer sería reabierta la circulación vehicular de la avenida Morelos, en la zona centro, pareció no consumarse, al menos en la postura del director municipal de Protección Civil.

A ello urgen ruteros y comerciantes, incluso con la versión de que ya había un dictamen de que no hay riesgo, pero una cosa es la minuta que se levantó y otra un peritaje sobre la estructura de la torre Latinoamericana.

A saber no hay tal estudio científico de especialistas en la materia, por lo que definitivamente permitir el paso, incluso de vehículos pesados, representa un riesgo que valdría sopesar antes de cualquier decisión.

EN la dinámica del “sospechosismo” que enchincha más de lo que sirve a la sociedad, hete aquí que no acaba de gustar la forma en que ha sido formado el fideicomiso para los trabajos de reconstrucción de Morelos.

Y brota el intento de satisfacer a quienes siempre sospechan de toda autoridad a través de un grupo auditor, fedatario, mirón o testigo para que a los manejadores de ese fideicomiso no les crezcan las uñas.

En esa dinámica, valga resaltar el tono sarcástico, en este tiempo se hace necesario que cualquiera que maneje dinero público sea revisado por un grupo ciudadano, y a ese grupo que lo revise otro y así sucesivamente.

HA corrido el ‘borregazo’ en Capital CDMX que un morelense se registró como aspirante a candidato independiente a la Presidencia de la República, pero no, es homónimo en un nombre y un apellido, pero no.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata19