compartir en:

“CAUSAS NATURALES” es la excusa que da el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca sobre la falta flujo para satisfacer las necesidades de los vecinos de Lomas de Ahuatlán y a los circunvecinos.

O sea, ya pueden estar tranquilos en estos días sin agua mientras se logra activar un pozo alterno, para lo cual el mismo SAPAC le reparte responsabilidad a la Comisión Federal de Electricidad, y todos en paz…

Mientras esto sucede, habrá que ver quiénes son los que repartiendo pipas están lucrando con la sed quienes tal vez no pusieron como edil y presidente de la Junta de Gobierno del SAPAC al famoso Cuauhtémoc.

POR CIERTO, el carácter del alcalde de Cuernavaca está pasando del triunfalismo sin reserva, a la molestia recurrente; del discurso de que lo puede todo, a la queja de que no se le deja trabajar… y pinta mal.

El reciente episodio donde se negó responder a un reportero del diario Reforma y aclarar que no está obligado a responder a ninguno, si no le place, evidencia confusión, falta de pericia y bajo nivel de tolerancia.

Víctima de sí mismo, ignora que no está en posición de empleado de una empresa privada en defensa de sus intereses, sino de funcionario electo por y para el pueblo, en la administración de recursos de todos.

HAY EVIDENTE molestia entre fans de Cuauhtémoc Blanco porque la opinión empieza a dividirse en torno a los primeros pasos de gobierno, y, otro mal síntoma, se echa mano del viejo recurso de la victimización.

Alias, se excusa al alcalde de la falta de resultados sustanciales, y se acusa que gente perversa le está amarrando las manos para que no pueda hacer lo que fue y sigue siendo promesas de no fallar a la gente.

Tal postura de conmiseración al popular personaje es muy común de fanatismo futbolero, de que ningún mal resultado es culpa del jugador sino malas artes del rival, mala fe del árbitro, mal clima, mala suerte…

Y ENTRE acusaciones, pretextos, disculpas y arranques de soberbia, Cuernavaca no parece avanzar, sumergida en deudas de sus autoridades, ineficacia a las demandas sociales y un futuro incierto.

Por E. Zapata  /  [email protected]  /  Twitter: @ezapata19