compartir en:

SO pretexto de la desgracia de miles de morelenses por el sismo del 19 de septiembre, el líder de transporte público Dagoberto Rivera se ocupa de su bolsillo, arremetiendo contra el proyecto del Metrobús.

En ningún momento, por ejemplo, se le vio promover transporte gratis o con descuento a la población, pero sí pide que el dinero que se ha programado para el Metrobús se aplique al beneficio de los afectados.

Alias, Dagoberto se monta en la desgracia insistiendo en echar abajo el tema que siente que afectará sus ingresos y, de paso, se hace eco del golpeteo político-partidista con otros personajes instalados ya en el ’18.

AUNQUE haya surgido más producto de la presión social que de un gesto espontáneo de humanidad, viene bien el proyecto de eliminar el financiamiento público a los partidos para destinarlo a mejores fines.

Sí, se le habría reconocido mejor a los institutos políticos ese plan de renuncia a los millones de pesos si no hubiera sido por cosa del terremoto, pero qué va, con tal que de cristalice
y sea realmente al beneficio
social, vale.

Faltará que de la palabra pasen al hecho consumado y que no quede en una suerte de subasta de quién ofrece un respaldo mayor, donde por cierto falta que López Obrador afloje más de un miserable 25 por ciento.

CON cara compungida, síntoma inequívoco de que pasa los peores momentos de su cuestionada y ya feneciente rectoría, Alejandro Vera ya solo tiene pendiente acusar que el terremoto es culpa del gobierno.

Pues otra vez al viejo estilo de la izquierda radical, ahora descalifica la institución del Poder Judicial en Morelos, al acusar que el juicio que debe enfrentar no es un asunto de ley sino de sus enemigos políticos.

Críptico por momentos, verborréico en otros, Alejandro Vera ya ve el final de su imperio en la UAEM y tiene una buena cantidad de tarea por realizar, misma que quiere resolver culpando a este “mundo demencial”.

¿Y el tráiler con víveres para Morelos que la actriz Belinda dijo que le robaron? Por ahora no es más que otro caso fantástico como el de “Frida”, porque la bella chamaca vino a la foto, acusó y desapareció…

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19