compartir en:

LA RESPONSABILIDAD de la muerte de dos personas en el socavón del Paso Express empieza a tomar oficialidad en funcionarios del Centro SCT Morelos, el consorcio Aldesem-Epccor y la compañía supervisora.

Aunque la mayor parte de la auditoría practicada por la Secretaría de la Función Pública es de orden administrativo-económico, el apartado técnico arroja datos que, si no son definitivos, dan pauta muy sólida.

“Inadecuada supervisión de la obra y del servicio de coordinación del proyecto” y “Omisión a las recomendaciones técnicas durante la ejecución de los trabajos en el Km 93+857”, darán más de qué hablar.

DE CIERTO, las anomalías en la construcción del Paso Express que ayer difundió la Función Pública, en buena medida no son nuevas, pues ya la Auditoría Superior de la Federación las había señalado.

Es decir, el probable daño al erario ya había sido observado en cuanto a comprobación de gastos y uso de materiales; lo que ahora toma un cariz de novedad es el monto económico de anomalías encontradas.

Alias, la obra fue adjudicada con un presupuesto de mil 45 millones de pesos y concluido por 2 mil 200 millones, de los cuales tan solo en los ejercicios de 2014 y 2015 la Función Pública observó mil 34 millones.

LO QUE sigue resultando un enigma y en nada contribuye a la confianza de la sociedad es que los trabajos de mejoramiento del puente sobre la barranca del Santo Cristo siguen dándose en lo oscurito.

Tras una desgracia como la muerte de los homónimos señores Juan Mena, padre e hijo, producto de una torpeza de quien quieran que vaya a resultar responsable, lo menos que se espera es hermetismo.

Lo que no acaban de entender quienes trabajan en resarcir al menos lo material del socavón es que su función es pública, que trabajan con recursos públicos y el resultado es para el público. ¿Luego entonces?

EL 20 de julio, el director sustituto del Centro SCT Morelos, Héctor Armando Castañeda, prometió que la reparación del socavón se haría en ocho semanas; alias, se espera eso sea dentro de ocho días u ¿otra falla?

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19