compartir en:

YA INICIA el proceso para la renovación de la rectoría de la UAEM y aparte de uno que otro suspiro porque empieza a verse una luz en el camino, llama la atención el perfil de quien sustituirá a Alejandro Vera.

La convocatoria para elección de rector marca muy claramente, por ejemplo, el imperativo de no ser ministro religioso o dirigente de algún partido político, pero de sus capacidades como administrador solo sugiere.

Alias, la trayectoria del próximo rector debe “demostrar suficiente capacidad administrativa”, así de general: ¿cómo se mide “suficiente”? y con precisión ¿qué es capacidad administrativa? Por eso pasa lo que pasa.

LA CAÓTICA administración del rector Alejandro Vera al frente de la UAEM no es nueva, la de su antecesor también psicólogo Fernando de Jesús Bilbao Marcos arrastra señalamientos de anomalías millonarias.

Durante la gestión de Alejandro Vera el sello característico ha sido la estridencia, el activismo político, la confrontación y, sobre todo, la pésima administración de los recursos que hoy tienen postrada a la UAEM.

Antes, con Bilbao Marcos, no fue el activismo político, sino los palos de ciego para atender las necesidades básicas y, más aún, la serie de pifias en el manejo de los dineros universitarios. ¡Claro que hay pruebas!

UNA VEZ superado el “sofocón” del reciente pago de la catorcena a los trabajadores, sin embargo, la crisis de la máxima casa estatal de estudios no ha sido superada, sino acaso augura una etapa aún peor.

Bueno, ni con la ministración regular de los recursos estatales, que pueden ir a parar al Banco Interacciones y no a los servicios básicos de la comunidad universitaria, se observa un mejor momento para la UAEM.

Peor aún, se aproxima el último trimestre del año y con ello la venida del pago de aguinaldos, bonos y compensaciones, que siendo un asunto extraordinario en el gasto mensual, amenazas la parálisis.

POR CIERTO ¿y qué dijo el rector Alejandro Vera respecto de la investigación titulada “La Estafa Maestra”? No, no es un asunto mediático, la Auditoría Superior de la Federación tiene las pruebas.

YA INICIA el proceso para la renovación de la rectoría de la UAEM y aparte de uno que otro suspiro porque empieza a verse una luz en el camino, llama la atención el perfil de quien sustituirá a Alejandro Vera.

La convocatoria para elección de rector marca muy claramente, por ejemplo, el imperativo de no ser ministro religioso o dirigente de algún partido político, pero de sus capacidades como administrador solo sugiere.

Alias, la trayectoria del próximo rector debe “demostrar suficiente capacidad administrativa”, así de general: ¿cómo se mide “suficiente”? y con precisión ¿qué es capacidad administrativa? Por eso pasa lo que pasa.

LA CAÓTICA administración del rector Alejandro Vera al frente de la UAEM no es nueva, la de su antecesor también psicólogo Fernando de Jesús Bilbao Marcos arrastra señalamientos de anomalías millonarias.

Durante la gestión de Alejandro Vera el sello característico ha sido la estridencia, el activismo político, la confrontación y, sobre todo, la pésima administración de los recursos que hoy tienen postrada a la UAEM.

Antes, con Bilbao Marcos, no fue el activismo político, sino los palos de ciego para atender las necesidades básicas y, más aún, la serie de pifias en el manejo de los dineros universitarios. ¡Claro que hay pruebas!

UNA VEZ superado el “sofocón” del reciente pago de la catorcena a los trabajadores, sin embargo, la crisis de la máxima casa estatal de estudios no ha sido superada, sino acaso augura una etapa aún peor.

Bueno, ni con la ministración regular de los recursos estatales, que pueden ir a parar al Banco Interacciones y no a los servicios básicos de la comunidad universitaria, se observa un mejor momento para la UAEM.

Peor aún, se aproxima el último trimestre del año y con ello la venida del pago de aguinaldos, bonos y compensaciones, que siendo un asunto extraordinario en el gasto mensual, amenazas la parálisis.

POR CIERTO ¿y qué dijo el rector Alejandro Vera respecto de la investigación titulada “La Estafa Maestra”? No, no es un asunto mediático, la Auditoría Superior de la Federación tiene las pruebas.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19