compartir en:

EL DISCURSO de la unidad en el ambiente político no tiene nada de falso, pero sí mucho de efímero, circunstancial, convenenciero…, como se está viendo en los jaloneos que se traen los partidos políticos allá y acá.

LA RECIENTE ruptura de Dolores Padierna y René Bejarano con el PRD para confirmarse feligreses de López Obrador es la evidencia de que fueron unidos al Sol Azteca, pero solo mientras les resultó conveniente

Algo parecido parece suceder con la diputada federal por Morelos Lucía Meza, que empieza a jugar abiertamente las contras a su partido en lo que parece ofrecerse al mejor postor, aquel que le cumpla los anhelos.

Lo que sigue está dicho por la líder nacional Alejandra Barrales: “Los que se quieran ir, que se vayan (…) tenemos que hacerlo sin lastres”, y por esos lares tlahuicas no puede descartarse más movimientos.

OTRA DE esas expresiones de unidad efímera se expresa claramente en el PAN nacional, cuando dos grupos de su bancada en el Senado han roto la disciplina y rapidito están en el discurso de las expulsiones.

En el panismo morelense no se ha expresado la “unidad” en mismos términos, pero está claro que no todo va bien con la dirigencia actual, que parece depender de la suerte que corra el líder nacional Ricardo Anaya.

La entelequia de unidad azul no es percepción, se podría constatar si la dirigencia actual exhibiera y sometiera a prueba al padrón de afiliados y lo sometiera a una validación. El viejo panismo morelense no ha muerto.

EN EL seno del PRI nacional no adelantan calenturas porque hay un solo jefe, pero la imagen de unidad corre el riesgo de desvirtuarse con “destapes” adelantados como el nada casual de Emilio Gamboa Patrón.

Es decir, el tricolor nacional está en “calma chicha”, un poco más que el priismo morelense, donde se velan armas con miras a la gran pelea por la designación del o la [email protected] a la gubernatura de Morelos.

En las filas priistas parece haber unidad, tal vez quizá por nadie ha sido descartado y porque, diría Humberto Lugo Gil “el que respira, aspira”; todo es cuestión de que inicie la selección para ver su “unidad”.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19