compartir en:

EN MÁS de una ocasión, el rector de la UAEM Alejandro Vera Jiménez aseguró que el crédito bancario contratado con Interacciones no se estaba pagando con recursos públicos, sino con los dineros propios.

A través de una carta, Colegio de Directores se alineó: “Esto (desvío de recursos) es absolutamente falso. Dicho crédito es pagado con recursos propios”, pero los desmiente el contrato desde julio 1 de 2014.

No solo estaba comprometida “(I) la cantidad equivalente al 100% de los ingresos propios (UAEM)”, sino también “(II) del subsidio estatal equivalente al 2.5% mínimo del total del Presupuesto de Egresos del Estado”.

ENTRE LAS obligaciones que imponía Banco Interacciones a la UAEM para concederle el crédito estaba una que iba más allá de la mano de la universidad y que en el contrato estaba como imperativo adicional:

“(UAEM) deberá entregar a Banco Interacciones a más tardar el 31 de julio de 2014 el convenio de Apoyo Financiero a través de la SEP, el Estado de Morelos a través del Ejecutivo Estatal y la Acreditada (UAEM).”

Es decir, se infiere que la rectoría universitaria pudo comprometer los recursos usando los documentos federales y estatales sin que estas instancias hayan tenido conocimiento, como acusa el Ejecutivo estatal.

HABRÁ QUE conocer si tras la reestructura del crédito de la UAEM ante Interacciones se modificó una causal de vencimiento anticipado del contrato, relativa al riesgo de pago por problemas por huelgas o paros.

Sería entonces causal de vencimiento: “12. Si la acreditada (UAEM) es emplazada por sus trabajadores a huelga y estos llevan a cabo cualquier suspensión de labores y tal situación continúa por un plazo de 5 días”.

De no haberse modificado, el llamado a huelga que recién gestionó uno de los sindicatos abriría el escenario para que el banco cancelara el crédito y, obvio, abonaría problemas más serios a la Universidad.

EN SÍNTESIS, es obvio que los dineros de las partidas federal, estatal y del crédito bancario han sido manejados irregularmente en la gestión de Alejandro Vera Jiménez, y las consecuencias ya son muy evidentes.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19