compartir en:

CON total de 20 curules para diputados en el próximo proceso electoral de Morelos, las proporciones de uninominales y plurinominales serán igual que ahora que aún son 30, es decir, 60 por ciento y 40 por ciento.

Tampoco aquello que llaman pesos y contrapesos, tal parece que no tendrá que ser muy diferente en el control de unos tres partidos con mayor presencia, como lo han ejercido igual el PRI, el PAN y el PRD.

Menos aún se descartan las pataletas y lloriqueos contra algún grupo que tenga la mayoría, como ha sido en diferentes legislaturas justo de los tres partidos señalados; lo diferente, quizá, un ahorro en gasto público.

AHORA también asoma el vicario Luis Millán a la grilla, relatan, para sugerir que los funcionarios públicos no se perpetúen en los cargos y cambiarle el nombre a la calle No Reelección, del centro de Cuernavaca.

Puesto en términos menos divinos, se entiende que Millán prefiere el “más vale bueno por conocer, que malo por conocido”, aunque acá entre nos ¡ah! cómo han abundado los malos nuevos a cada trienio.

Lo curioso es que tal apego a la frase histórica se debe principalmente al general Francisco I. Madero, quien por cierto no sería santo de la devoción de los morelenses en razón de la fobia que le tuvo Zapata.

NATURAL, todavía no inicia oficialmente el proceso electoral y dos-tres partidos de la chiquillada ofrecen sus “encantos” al mejor postor que los quiera llevar de pareja a la gran fiesta de la elección del 2018.

El PT, que estuvo en riesgo de perder el registro nacional, no tardó en arrimarse a Morena para buscar la sobrevivencia, nada diferente a lo que será su capítulo Morelos, donde ha navegado siempre a la sombra.

El Partido Verde Ecologista ya dejó de hacer la llamarada de petate de que irá solo a los próximos comicios, como ha sido previo a otros procesos electorales; esta vez no será diferente sino con el mismo PRI.

POR el lado del PRI Morelos, por cierto, hay calma que antecede la tormenta, porque ni el cambio de dirigencia parece haber logrado los consensos necesarios y no se ve la unidad cacareada, menos acción firme.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19