compartir en:

POR AQUELLO de no te entumas, aún en tiempos de estiaje, ya fue lanzada la alerta para que la comunidad evite asentarse en las orillas de ríos y barrancas, por aquello de las probables lluvias torrenciales.

Nada casual el aviso oportuno, pues similar dinámica se siguió a fin de reducir el riesgo de incendios forestales, y la anterior semana pasó lo que quería evitarse… y todavía no se extingue el riesgo de más.

Para la fuerza de la naturaleza no hay prevención o defensa suficiente, sin embargo, sí se impone la acción inmediata, no sólo de autoridades sino de la comunidad misma. Como sea, para las aguas, está el aviso.   

CUENTA LA historia, reciente, el misterioso caso de que la entrada a la zona arqueológica de Tepoztlán cuesta 50 pesos y a la de Xochicalco 65, pero la primera resulta más cara, y la segunda hasta sale barata.

Lo anterior suena incongruente, pero toma sentido cuando se explica que la de Tépoz está convertida en un muladar, cargada de basura, descuido y carente de baños; Xochi es limpia, con guías, espectacular…

Si ambas zonas arqueológicas están bajo resguardo del INAH ¿por qué la diferencia? La respuesta está en quienes oficiosamente se benefician de lo que dejan las visitas, pero se (des) preocupan diferente por los sitios.

DE TÉPOZ mismo, fue un poco lejos el adjetivo de “apocalíptico” para el incendio registrado a media semana, no porque resultara cosa menor, sino por las reacciones que corrieron a la politización del mismo.

Vale ubicar el recuento preliminar del siniestro morelense en cerca de 300 hectáreas devastadas, por casi 600 hace semanas en el municipio de Santiago, Nuevo León; faltaría un adjetivo más fuerte para este caso.

No deja de ser un daño mayúsculo para la naturaleza, pero lo que raya en la pena es la postura de fanáticos del partido Morena en Morelos, que aún vivo el fuego, optaban por arremeter contra todo nivel de gobierno.

Y NO, el incendio de Morelos no ha sido lo mismo que el de NL, como tampoco Tetelcingo es Ayotzinapa, ni la inseguridad de Ver. y Gro. va con la de Morelos; el carroñeo político no ayuda a la solución de ello.

Por E. Zapata  /   [email protected]  /  Twitter: @ezapata19