compartir en:

TAL VEZ si el rector de la UAEM Alejandro Vera y su selecto grupo no hubieran concedido un contrato de 17.3 millones de pesos a una empresa “x”, la situación financiera no sería tan grave como es ahora.

Sin embargo, al mismo tiempo que se puso en riesgo el pago a la base trabajadora, se prefirió asegurar la construcción de la segunda etapa del estacionamiento para altos funcionarios de la UAEM y la UNAM.

No fue lo único, sino que a fin de hacer una UAEM grande, también por encima de la tranquilidad económica de los trabajadores se dieron más contratos, como otro por 14.9 millones de pesos en otra sede.

POR CIERTO, si cualquier humilde mortal quisiera saber los nombres de las empresas que se han beneficiado con contratos multimillonarios de la UAEM, dudará del discurso de trasparencia del rector Alejandro Vera.

De entrada, si alguien sospecha de negocios turbios en los contratos, difícilmente pondrá cambiar de parecer porque en ello “no cuenta con mecanismo de vigilancia ciudadana”; alias, eso se maneja en lo oscurito.

Ahí otra de las grandes mentiras del discurso del rector Vera Jiménez, que tiene sumida a la UAEM en una crisis como no se había visto, con todo y su propaganda de una grandeza que no corresponde a lo que se ve.

YA EN un arranque tipo “kamikaze”, al viernes reciente el secretario general de la UAEM, Víctor Patiño Torrealva, informó que desde este lunes y hasta nuevo aviso se suspenderían las actividades académicas.

Es decir, una vez más se toma la cátedra e investigación como arena de batalla, y las clases de estudiantes y salario de trabajadores como rehén para presionar al gobierno a que pague, pero no se meta con la UAEM.

También se rumoreó que para garantizar el pago a los trabajadores la UAEM recibiría los dineros de gobierno en cuenta bancaria diferente a la que está comprometida para el pago de deuda de $450 millones. Peligro.

Y, COMO si la gestión de Alejandro Vera no fuera lo caótica que hoy se ve y tendrá repercusiones en algunos años; en breve veremos más que un poco de lo que fue y sigue afectando la de Fernando Bilbao…

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19