compartir en:

AYER, otra vez, un grupo de senadores y diputados se quedó con las ganas de ver sangre o cabezas rodar, cuando el gobernador Graco Ramírez acudió a junta de trabajo con la tercera comisión de la Permanente.

El objetivo era que el mandatario morelense aportara datos sobre el caso del socavón y respondiera cuestionamientos a fin de caminar hacia la verdad histórica de la tragedia y el deslinde responsabilidades.

Pero, hubo más reflexiones que preguntas concretas y, eso sí, un interés de endilgar la responsabilidad de la desgracia a Graco Ramírez, como en la víspera había sido con Gerardo Ruiz Esparza, titular de SCT.

EN LO medular de la asistencia de Graco Ramírez al Senado destacó el dato de que el Gobierno de Morelos alertó al Centro SCT Morelos del riesgo en la barranca Santo Cristo, donde a la postre se dio la desgracia.

Además, que bajo las condiciones de apremio se hizo lo posible para el rescate de los padre e hijo Juan Meza, y que al final el resultado del peritaje técnico será la base para dictaminar las responsabilidades.

Pero algunos diputados como el tabasqueño Fernando Mayans dio más vueltas al tema para acabar con el mensaje político de la acusación generalizada por lo que pasa en el sector en Morelos y todo México.

LOS QUE quisieron sacar raja política de la situación fueron los senadores de Morelos Fidel Demédicis y Rabindranath Salazar, quienes protagónicos rompieron el orden de la sesión exigiendo el micrófono.

Por mayoría de votos de los legisladores comisionados Fidel y “Rabín” fueron mandados con cajas destempladas, no sin antes externar casi para sí su ardor de no poder golpetear a Graco, su adversario político.

El diputado priista José Hugo Cabrera intentó lavar la cara al secretario Gerardo Ruiz Esparza de las acusaciones que también le llovieron ayer, pero no fue capaz de articular alguna pregunta seria al visitante Graco.

A LA postre sucedió lo de costumbre, una fallida cena de negros, donde el tema central queda desplazado por los intereses de partido político, y para el caso nada para nadie. Le toca a PGJ, PGR y Función Pública.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19