compartir en:

“NI A ésa (UAEM), ni a ninguna”, fue ayer la respuesta lacónica del secretario de Hacienda federal, José Antonio Meade, cuando los chicos de la prensa le preguntaron sobre el rescate financiero para la UAEM.

Los desórdenes financieros de Alejandro Vera Jiménez en la máxima casa estatal de estudios no son responsabilidad que pueda asumir la Federación, detalló Meade Kuribreña de visita al estado de Morelos.

Menos de 24 horas antes, el secretario de Educación, Aurelio Nuño, había dicho sobre el tema que para salvar los problemas de la UAEM no era tan fácil como “estirar la mano” para pedir millones y listo…

LO CITADO líneas arriba tiene relación estrecha con la petición que una quincena antes, el 3 de este mismo mes, había hecho el rector Alejandro Vera a través de una marcha a la Secretaría de Gobernación.

Es decir, no fue necesario hacer una nueva marcha a la CDMX para conocer la respuesta, sino que ésta vino a darse justo en Morelos vía los titulares de las secretarías en las que se fincaron las esperanzas.

La negativa de salvamento a la administración universitaria de Vera Jiménez pareció sustentarse en su falta de “eficiencia”, “racionalidad”, “trasparencia”… ya no se diga su beligerancia para “resolver” la crisis.

Y JUSTAMENTE en lo relativo a la falta de trasparencia acusada en el rector Vera Jiménez, ayer mismo la Justicia le rechazó la petición de amparo para no acudir al llamado que le hicieron los diputados locales.

Alias, el rector sigue empecinado en tomar como escudo la autonomía para no rendirle cuentas a nadie más que a un selecto grupo de la UAEM que, por cierto, goza de condiciones extraordinarias de ingresos.

Bateado por Hacienda y Educación, señalado por Gobierno Estatal, urgido de transparencia por la FEUM, cuestionado por el STAUAEM y desacreditado por Sicilia y otros “amigos”, la suerte parece echada.

EN SÍNTESIS, la UAEM vive acaso la peor etapa de su vida durante la rectoría de Jesús Alejandro Vera Jiménez, cuyo cargo concluye en 2018, aunque los efectos de su gestión impactarán algunos años más.

Por E. Zapata / [email protected] /  Twitter: @ezapata19