compartir en:

¿CUÁLES SON las mejores tres obras en los primeros 100 días del gobierno de Cuauhtémoc Blanco en Cuernavaca? Difícil determinarlo, no por abundancia y beneficio social, sino por su escasez y banalidad.

A la luz de lo registrado o ponderado, tal vez lo más relevante haya sido la pavimentación de algunos tramos de las calles Domingo Diez, Universidad y Palmira, que debe ser gratificante para los conductores.

El hecho, sin embargo, encierra una turbia maniobra de costos y empresas, que la administración municipal se ha empeñado en ocultar por todos los medios, en un probable ejercicio indebido de la función.

OTRA ACCIÓN del gobierno de Cuernavaca ha sido el obsequio de balones de futbol y otros enseres deportivos, así como la convivencia del alcalde en la clásica “cascarita” con alumnos de diversos colegios.

Esos hechos, valorados aisladamente, no dejan de ser estimulantes y satisfactorios para los alumnos, por la oportunidad de codearse con un famoso del deporte profesional, pero poco aportan al grueso social.

De cierto, los tramos de pavimentación y el regalo de unos cuantos objetos, al margen de las docenas de discursos de proyectos, dan como resultado una cosecha muy pobre como ejercicio de gobierno.

POR EL contrario, los temas de mayor calado para la comunidad no tienen acción determinante, como la persistente carencia de agua potable en diferentes colonias de la capital, así como el servicio de basura.

Más aún, empieza a crecer la molestia por la falta de consideración del gobierno de Cuauhtémoc hacia sectores como el de la tercera edad en el cobro de impuesto predial y el desdén en el apoyo a los estudiantes.

El desapego del alcalde a las sesiones de cabildo, al cabildeo en el Congreso local, al trabajo intermunicipal, se ha expresado por el contrario en su juego de despedida, su asiduidad al palenque, al show…

EN RESUMEN, el acumulado inicial del gobierno de la capital 2016-2018 es pobre, de mucha palabra y poco hecho, de ceremonia para la foto y de escaso beneficio de fondo para los cuernavacenses. Veremos.

 

Por E. Zapata  /   [email protected]  /  Twitter: @ezapata19